Quién lo iba a imaginar

Aquel 13 de julio 1974, quizá nadie se imagino en lo que se convertiría el primer enfrentamiento entre Rayados y Tigres.

Hace casi 45 años inició una rivalidad que ayer comprobó que escaló a niveles inesperados, como el de disputarse en su edición 119 y 120 un título internacional.

Por eso anoche el Estadio Universitario, sede también de aquel primer 3-3, vistió sus mejores galas para la "Final Regia ll".

Un mosaico dorado detrás de la portería norte enmarcó el preámbulo del Juego de Ida de la inédita Final de Concachampions que ya huele a carne asada.

Miles de papeles blancos volaron desde las tribunas y seis grandes lonas, con las estrellas del igual número de campeonatos, adornaron el resto del Uni.

También aparecieron figuras gigantes de los jugadores de Tigres en la tribuna baja norte del estadio, ambientado por diversos cánticos de la afición felina encabezados por los Libres y Lokos.

Sin embargo, Rayados se salió con la suya y puso a vibrar en vivo a cientos de personas que se colaron al Uni y a miles por televisión o pantallas.

La afición felina no se apagó pese a la derrota y Nahuel Guzmán se encargaba de prenderla alzando las manos en su trote efusivo hacia el vestidor.

Eso mientras los Rayados se abrazaban en el medio del campo y miles cantaban "Vamos, Tigres, te quiero ver campeón oootra vez".

Y es que esto aún no acaba, es apenas el primer tiempo de un Clásico a sus casi 45 años luce más fuerte e internacional que nunca. ¡Quién lo iba a decir!

 

Jesús Carvajal | Cancha

Por: Redacción

Encuesta

¿Sabe con certeza qué es y qué implica la revocación de mandato?

Notas recientes

Facebook
Comentarios