Busca la ultraderecha asalto a UE

Bruselas, Bélgica (20 mayo 2019).- Las elecciones al Parlamento europeo que se celebrarán entre el jueves y el domingo serán una prueba clave para el futuro de la Unión Europea (UE) ante el asalto a las instituciones que preparan los partidos ultraderechistas.

Los extremistas, desde los neonazis del Partido de la Libertad de Austria (FPO), los neofascistas de la Liga italiana y pasando por los neofranquistas de VOX o ultraderechistas clásicos como Marine Le Pen en Francia, intentan forjar una coalición con partidos eurófobos como el Fidesz húngaro de Viktor Orbán.

Su objetivo es lograr la suficiente fuerza para frenar el proyecto de construcción política de la UE que acabó con importantes aspectos de las soberanías nacionales (como las fronteras internas y monedas nacionales) en un ejercicio de cesión de soberanía inédito en el mundo y que hizo que los europeos dejaran atrás dos guerras mundiales.

Los ultras, divididos hoy en tres grupos políticos diferentes en la Eurocámara, buscan de la mano de Matteo Salvini, Vicepresidente italiano y líder de la Liga, forjar un frente común en el Parlamento Europeo que podría darles más del 25 por ciento de los escaños.

Sin embargo, los partidos ultraderechistas ya no prometen sacar a sus países de la UE, después del desafío político por el Brexit en Reino Unido, que ha provocado que ningún otro país del Bloque quiera tomar esta decisión en las urnas, según sondeos.

Ahora apuestan por una "Europa de las naciones": asaltar las instituciones europeas para cambiar Europa desde dentro, que los Gobiernos nacionales recuperen competencias y convertir el eurogrupo en una fortaleza xenófoba y cerrada al mundo.

En resumen, quieren ocupar las instituciones para desmontar la UE desde dentro.

Si alcanzaran un tercio de la Eurocámara tendrían la fuerza suficiente para empezar a bloquear importantes políticas europeas después de haber metido a varios de sus líderes en Ejecutivos de coalición, como en el propio caso de Italia o en Austria, donde los ultras del FPO, un partido fundado en los años 50 del siglo 20 por antiguos SS nazis austríacos, controlan Ministerios como Exteriores, Defensa o Interior.

Los sondeos dan a la suma de todos esos partidos un porcentaje de eurodiputados que rondaría ese 25 por ciento, pero las instituciones europeas y los partidos tradicionales temen que esas formaciones estén minusvaloradas y que puedan obtener mejores resultados.

Los dos últimos comicios nacionales en Europa vieron cómo los ultraderechistas fueron segunda fuerza política en Finlandia a un puñado de votos del partido ganador y cómo por primera vez entraron con 23 legisladores en el Congreso español.

Si hace una década eran una anomalía, hoy sólo quedan cuatro países que no tengan presencia parlamentaria extremista y los cuatro son pequeñas naciones sin gran influencia en la UE: Portugal, Luxemburgo, Irlanda y Malta.

 

Idafe Martín Pérez | Reforma

Por: Redacción

Encuesta

Con estos primeros meses de administración federal ¿Usted aprueba o desaprueba la gestión del presidente López Obrador?

Notas recientes

Facebook
Comentarios