Caso Nxivm a la Corte

Monterrey, México (25 mayo 2019).- Revelan múltiples testimonios modus operandi de "líder espiritual" acusado de crear una hermandad secreta basada en prácticas de esclavismo y explotación sexual, tras la fachada de una organización que promovía la superación personal. 

Lo que para miles de seguidores fue durante décadas un motivo de orgullo personal, para otros, el "encanto" acabó en los tribunales.

Tras dos décadas de diseminar por el mundo su particular filosofía de "superación personal" con la organización NXIVM (pronunciado "nexium") y construirse una personalidad de "gran maestro", Keith Raniere creó y alimentó un grupo secretivo cuyas prácticas a detalle fueron reveladas esta semana, cada día con más testimonios incriminatorios.

El gurú motivacional, de 58 años, cuyas actividades cautivaron a cientos de seguidores de familias influyentes atraídos por su carisma y "espiritualidad", actualmente está bajo juicio en la ciudad de Nueva York.

A Raniere se le acusa de asociación delictiva, robo de identidad, extorsión, trabajo forzado, lavado de dinero, fraude electrónico y tráfico sexual. Él, sin embargo, se ha declarado inocente de los cargos.

Su carta de presentación en Estados Unidos y otros países, incluido México, era su proclamación de ser "el hombre más inteligente del mundo", con un coeficiente intelectual (IQ) extraordinario de 240, ofreciendo sus enseñanzas de autoayuda a través de su Executive Success Program (Programa de Éxito Empresarial, ESP por sus siglas en inglés).

En realidad, "Vanguard", como pedía ser llamado, cultivaba una escabrosa vida oculta que a la postre terminó en decepción, engaño y complicidad de algunos seguidores.

Tras la fachada de una organización que promovía la superación y el empoderamiento personal, se ocultaba una "hermandad", cuyas prácticas sexuales están bajo investigación y sus detalles saliendo a la luz en el juicio en el que Raniere enfrenta la posibilidad de hasta purgar cadena perpetua.

El juicio en su contra, que se lleva en la Corte Federal de Distrito en Brooklyn, inició el 7 de mayo, pero en la última semana varios testigos, incluida una de sus altos mandos, Lauren Salzman, destaparon explosivos y reveladores detalles de la hermandad secreta que coexistía al interior de NXIVM, llamada DOS: Dominus Obsequious Sororium, una frase en latín que significa "Señor/Maestro de las Compañeras Obedientes".

En diciembre del 2017, The New York Times publicó que el Departamento de Justicia de Estados Unidos había iniciado una investigación sobre NXIVM, al mismo tiempo en que Raniere se refugiaba en una casa de playa en Puerto Vallarta, donde fue detenido el 25 de marzo del 2018.

Un mes antes, ese medio había publicado cómo algunas mujeres que se unieron a la hermandad secreta fueron "marcadas como ganado" con un fierro caliente con símbolo en su pelvis con las iniciales KR (Keith Raniere).

La investigación desembocó en la captura del "líder espiritual" en Vallarta, luego de que semanas antes fue exhibido en redes sociales por vecinos alarmados paseando por calles de una colonia privada del municipio de San Pedro.

El viernes 17, en la primera parte de la declaración de Salzman en la Corte, la Fiscalía proyectó dos imágenes en las que se mostraron los círculos más cercanos a Raniere.

En la primera imagen aparecen las fotos de 25 personas, hombres y mujeres, de diferentes nacionalidades, que componían el anillo más cercano al líder de NXIVM, incluyendo a Salzman, las actrices Allison Mack y Nicki Clyne, Clare Bronfman, heredera estadounidense del imperio de licores Seagram, y los mexicanos Daniela Padilla Bergerón, Rosa Laura Junco, Emiliano Salinas Ocelli, Loreta Garza, Mónica Durán y Camila Fernández.

En la otra imagen aparecen las ocho mujeres de DOS.

La Fiscalía identificó al hijo del ex Presidente Carlos Salinas como presunto cómplice de Raniere, pero no afronta cargos criminales.

Durante más de un año, Salinas Ocelli ha marcado distancia de la organización, aduciendo no conocer las prácticas por las que Raniere está bajo juicio.

Ayer mismo, luego de siete meses de no publicar mensajes en su cuenta de Twitter, subió un comunicado en el que se deslinda de la organización.

"Durante el periodo de mi asociación comercial con la empresa NXIVM jamás participé o estuve involucrado de forma alguna con DOS y, como se ha revelado en la propia cobertura del caso, sus integrantes siempre negaron la existencia de las prácticas que hoy se conocen sobre el grupo", escribió en su comunicado de cuatro párrafos.

"Cuando a principios de 2018 una conocida involucrada en DOS decidió relatarme sus experiencias, renuncie y corté de manera inmediata cualquier tipo de contacto con NXIVM; esto con una profunda consternación por las atrocidades que escuché".

En las últimas semanas, cinco mujeres que fueron acusadas, entre ellas Nancy Salzman -que cofundó NXIVM en 1998- y su hija Lauren, se declararon culpables.

Lauren, de 42 años, testificó desde el viernes 17 acerca de cómo varias mujeres se unieron a la hermandad llamada DOS o "The Vow" (La Promesa).

Según su testimonio, las mujeres, que se referían a Raniere como "Gran Maestro", fueron sometidas a castigos sádicos, que incluían ser azotadas con correas de cuero, reportó de The New York Times.

Se comunicaban entre ellas utilizando aplicaciones telefónicas encriptadas, ejecutaron tareas y simulacros diseñados por el líder, y aceptaron una dura disciplina si se consideraba que habían fallado en sus deberes.

Esos castigos podrían incluir ser forzadas a sostener posturas dolorosas, pararse descalzas en la nieve, bañarse con agua fría o azotarse mutuamente el "trasero desnudo" con correas, dijo Salzman.

En su testimonio dio una descripción de los mecanismos con que Raniere y sus seguidoras más leales -que involucró a participantes a las que se les llamó "maestras" y "esclavas"- solían humillar y someter a las mujeres, muchas de las cuales, afirmaron los fiscales, fueron obligadas a tener relaciones sexuales con él.

El énfasis primordial del grupo, dijo, era venerar a Raniere y fomentar una atmósfera de "total obediencia". Era tan secreto todo que las identidades de sus integrantes no siempre se conocían entre sí.

Raniere reclutó a las ocho maestras de primera línea en el grupo y las consideró sus esclavas, dijo Salzman en su audiencia. Cada una de las ocho reclutó a otras mujeres, en grupos separados llamados "linajes", y ésas, a su vez, reclutaron a otras.

En total, dijo que había cuatro niveles en la pirámide, cada una de las cuales se reportaba a su maestro en el nivel superior y todas ellas eran responsables ante Raniere.

Las reclutas pasaron por cinco etapas, comenzando como un "prospecto", enviando material personal comprometedor, conocido como "colateral" para demostrar su compromiso.

Después de unirse al grupo, proporcionaron aún más información o material para convertirse en "totalmente garantizadas", lo que significa que podrían ser chantajeadas si desobedecían al "Gran Maestro".

Salzman testificó que descubrió que todo el círculo íntimo, a excepción de Junco, había tenido o estaba en una relación sexual con Raniere.

En su testimonio, declaró también que Junco compró una "casa de hermandad" en Albany para las integrantes de primera línea.

Allí tenían reuniones frecuentes y, según Salzman, algunas solían desvestirse para tomarse fotos de grupo desnudas y enviarlas a Raniere.

Aseguró que había planes para construir un "calabozo" en el sótano.


El jueves, una mujer de 33 años identificada por la Fiscalía sólo como Daniela, dio su testimonio de que era menor de edad cuando fue reclutada.

The New York Times reportó que era una talentosa estudiante de preparatoria "de una pequeña ciudad del centro de México" cuando decidió renunciar a una beca para estudiar un año en Europa para mudarse a Albany, donde se unió a NXIVM.

Poco después de su llegada, Raniere expresó su interés sexual por ella, a pesar de que sólo tenía 16 años. Unos días después de que cumplió 18 años, la llevó a una oficina en penumbras donde, según declaró, ambos se tiraron en un colchón sucio y tuvieron un encuentro sexual.

Durante un día entero de declaraciones, Daniela describió cómo Raniere mantenía un arreglo parecido al de un harén en el que tenía relaciones sexuales con unas 12 mujeres, publicó The New York Times.

Daniela dijo que él criticaba sus hábitos alimenticios, obligaba a que las mujeres participaran en sexo grupal y reclutaba a algunas para apaciguar a las integrantes que sufrían episodios de celos -lo que Raniere llamaba "berrinches de orgullo" y "explosiones"- por sus prácticas multiamorosas.

Daniela dijo que quedó fascinada con NXIVM en la preparatoria después de tomar una de las clases del grupo -llamada La Misión- en Monterrey.

En la clase se enseñaba que Raniere había desarrollado una sofisticada fórmula matemática para predecir que el mundo se acabaría en 15 años.

Con la aprobación de sus padres, que también tomaron cursos de NXIVM, Daniela se fue a vivir a Albany a los 16 años y trabajó directamente para Raniere recopilándole resúmenes de textos densos y viajando entre México y Estados Unidos para cumplir con los requerimientos de su visa de turista.

Una vez, cuando las autoridades le negaron la entrada a Estados Unidos, dijo que Raniere arregló que entrara al país de manera ilegal desde Canadá con ayuda de una integrante de NXIVM.

Sobre Raniere, Daniela describió una cruda atmósfera en la que hacía comentarios procaces sobre el cuerpo de las mujeres, se regodeaba con insinuaciones sexuales y se burlaba de las mujeres que comían demasiado, a veces gruñendo como un cerdo.

Daniela dijo que le hacía sexo oral regularmente a Raniere, algunas veces más de una vez al día. Según ella, a menudo eso sucedía mientras estaba sentado en una silla frente a un monitor conectado a una cámara de seguridad desde donde podía ver si alguien se acercaba a la casa.

En algún momento, dijo, se dio cuenta de que su hermana mayor, Marianna, también tenía una relación de índole sexual con Raniere. Contó que, en una ocasión, persuadió a ambas mujeres a irse a la cama con él, pero, cuando empezó a besar a una y a tocar a la otra, ambas empezaron a llorar.

Daniela afirmó que, en el 2006, se enteró de que Raniere tenía una relación sexual con su hermana Camila, entonces de 16 años, a quien llamaba "Virgen Camila".

Dijo que le preguntó a Raniere si estaba teniendo sexo con Camila, pero también dijo que aunque estaba preocupada por su hermana, sentía algo de celos porque el líder no tuvo sexo con ella hasta que cumplió 18 años.

"Siento mucha vergüenza por esto", testificó Daniela. "Me arrepiento profundamente de que en ese momento no saqué a mi hermana de ahí".

El juicio contra Raniere continuará el martes. Se espera que en el seguimiento de su testimonio, Daniela hable sobre cómo pasó hasta casi dos años encerrada en un cuarto, sin contacto exterior alguno.

La explosiva historia no ha terminado.

 

Reforma

Por: Redacción

Encuesta

Con estos primeros meses de administración federal ¿Usted aprueba o desaprueba la gestión del presidente López Obrador?

Notas recientes

Facebook
Comentarios