Corrupción entre Duarte y empresarios, acusa ex presidente Coparmex

Carlos Chavira Rodríguez, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) Cd. Juárez, Chihuahua, de 2008 a 2012, acusó “complicidades” entre ex dirigentes nacionales del organismo patronal y el ex Gobernador de Chihuahua, César Duarte Jáquez.

“Gerardo Gutiérrez Candiani (2009-2012), Alberto Espinoza Desigaud (2012), Juan Pablo Castañón Castañón (2012-2015) y Gustavo de Hoyos Walther (2016-2019) son –por lo menos en relación a mi caso– cómplices de Duarte y responsables de la persecución criminal que un Gobernador ladrón, corrupto, megalómano y ahora prófugo de la justicia llevó en mi contra”, aseguró en entrevista Chavira.

En el marco de su intención de competir por la presidencia nacional de Coparmex en 2012, el empresario Chavira, crítico de los presuntos desvíos de recursos de Duarte, fue acusado de supuesta administración fraudulenta en perjuicio del Gobierno de Chihuahua por 20 millones 818 mil pesos bajo la causa penal 339/13 que derivó en orden de aprehensión el 25 de febrero de 2013, luego de que el Gobierno estatal le dio 25 millones de pesos para la celebración del Primer Expo-Encuentro Empresarial, Cultural y Deportivo “Juárez Competitiva” 2011.

Ante ello, la Coparmex le retiró el registro a la candidatura. Pero después de siete años de lo que consideró una “persecución política”, Chavira fue absuelto por las autoridades judiciales ante la falta de pruebas. Es inocente.

De acuerdo con el empresario Chavira, el ex mandatario priista César Duarte lo bloqueó del camino para apoyar al ex líder patronal Gerardo Gutiérrez Candiani, quien requería a un “condicional” en Coparmex (es decir, Juan Pablo Castañón) en su intención de ser el candidato a la gubernatura de Oaxaca. Esto, consideró, a cambio de que el organismo empresarial no cuestionara los señalamientos de malversación de recursos públicos en su contra.

“Había un proyecto político muy claro y definido en el cual naturalmente Candiani necesitaba dejar [en 2012] a un condicional de él en Coparmex para irse al Consejo Coordinador Empresarial”, dijo en entrevista desde Texas, Estados Unidos, donde se ha refugiado durante casi una década tras el hostigamiento del gobierno de Duarte para evitar que fuera el presidente nacional de Coparmex.

“Los ex presidentes de Coparmex jamás emitieron un solo señalamiento de denuncia a la corrupción de saqueo de recursos de César Duarte. Yo denuncié a mediados de 2012 la corrupción de Duarte y los hechos de dispersión y distracción de recursos públicos, de abuso de poder, de impunidad que jamás fueron atendidos por Coparmex; jamás hizo un solo pronunciamiento”, agregó.

En charla con el periodista Sergio Armendariz el 13 de octubre de 2018 en Chihuahua, el presidente de la Coparmex Gustavo de Hoyos aseguró que no conocía las resoluciones judiciales respecto a la reciente absolución a Chavira.

“Voy a pedir que me informen de ella para poder emitir una opinión”, le contestó. “Las investigaciones que se llevaron no tiene que ver con su desempeño en Coparmex”.

CALUMNIA Y EXTORSIÓN DE DUARTE

Contra la ola de violencia que se vivía en Ciudad Juárez por la guerra contra el narcotráfico iniciada por el ex Presidente Felipe Calderón Hinojosa, el presidente de Coparmex local Carlos Chavira organizó el Primer Expo-Encuentro Empresarial, Cultural y Deportivo “Juárez Competitiva” 2011 para recuperar espacios públicos arrebatados por el crimen organizado. Hubo un concierto de Maná y la participación de personajes internacionales.

Para entonces el dirigente empresarial ya había anunciado su intención de ser candidato a la presidencia nacional de Coparmex.

“Empezó una campaña pública de descalificaciones del Gobernador César Duarte en mi contra tan absurdas como infundadas que involucran una supuesta complicidad del señor Rudolph Giuliani, actual abogado y consejero jurídico del Presidente de Estados Unidos Donald Trump y ex Alcalde de Nueva York; del grupo Maná y Ocesa; de Mijail Gorbachev y del señor David Marcus, empresario estadounidense, una supuesta estrategia para defraudar al Gobierno de Chihuahua de César Duarte con los pagos que se hicieron a ellos [por su participación en Juárez Competitiva]”, aseguró Chavira.

En el caso del empresario David Marcus, recibió en su oficina en el Paso, Texas, la visita de personal diplomático del consulado de México para intentar “intimidarlo” y hacer que se declarara culpable del supuesto fraude, de acuerdo con una carta de Marcus dirigida al ex Presidente Enrique Peña Nieto.

“Marcus mandó una carta al Presidente Enrique Peña Nieto en aquel tiempo, con copia al Secretario de Estado John Kerry ya Embajador Anthony Wayne, denunciando todos estos hechos de corrupción, y le exigió que llevara a cabo las investigaciones correspondientes para debilitar los hechos delictivos de César Duarte. Se dijo sorprendido del poder de un Gobernador para manipular a personal diplomático en otro país para que lo fueran a intimidar”, expuso Chavira. “Jamás hubo una acción legal”.

“Por una simple declaración del Gobernador, sin mayor fundamento, Coparmex y su comisión electoral –integrada por incondicionales de Candiani– me negaron por primera vez en la historia de Coparmex el registro como candidato a la presidencia nacional”.

El 14 de septiembre de 2012, el empresario Carlos Chavira y el ex Gobernador César Duarte se reunieron en las oficinas del Palacio de Gobierno de Chihuahua.

“Me exigió le entregara 25 millones de pesos en efectivo y con eso, según sus palabras, ahí moría el tema legal. Naturalmente yo me negué y le exigí que si tenía alguna evidencia o prueba de algún delito de mi parte que procediera conforme a lo que la ley establece, y que no le permitiría ese tipo de intimidaciones ni de amenazas”, afirmó. “Para mí fue una sorpresa mayúscula ver cómo un Gobernador era un ladrón, un tipo corrupto que me estaba intentando extorsionar a cuenta de la manipulación del sistema de procuración de justicia”.

A partir de que se negó al intento de extorsión para declararse culpable, Chavira comenzó a recibir amenazas de muerte, casi incendian uno de sus negocios y uno de sus hermanos fue golpeado por un grupo de policías estatales.

Desde los señalamientos públicos de fraude hasta la orden de aprehensión de febrero de 2013, así como la orden de extradición realizada por el ex Procurador Jesús Murillo Karam y el ex Canciller José Antonio Meade Kuribreña, “me he enfrentado a diez procesos penales, uno en seguida del otro, durante los últimos ocho años, ganándolos todos”.

“Siendo un estado que se está cayendo a pedazos de crimen, secuestros y extorsiones, se promovió solo mi solicitud de extradición. El costo que hemos calculado solo durante el Gobierno de Duarte que le metieron a mi caso en horas hombre, recursos, intervenciones y difusión en medios es cerca de 510 millones de pesos”, destacó.

El empresario Carlos Chavira compartió con SinEmbargo la serie de documentos sobre la orden de aprehensión, absoluciones de jueces y las comprobaciones del gasto de recursos públicos en el evento de “Juárez Competitiva”.

“Hemos podido documentar las características jurídicas de una persecución política y los alcances de las complicidades del poder de dirigentes de un organismo muy importante y prestigiado que no se merece esa manipulación de intereses personales y proyectos políticos”, comentó.

EL SILENCIO DE COPARMEX

Alberto Espinoza quedó como presidente nacional de Coparmex interino luego de que Gerardo Gutiérrez Candiani pidió licencia para dirigir desde 2012 el Consejo Coordinador Empresarial con miras, según el empresario Carlos Chavira, a la gubernatura de Oaxaca.

Chavira le explicó en una carta a Alberto Espinoza los señalamientos “infundados” de fraude del ex Gobernador César Duarte en su contra y le pidió difundir a los empresarios las comprobaciones de gasto que mostraban su inocencia.

El líder patronal interino le respondió por correo: “Al Gobernador le comenté que se estaba manejando tu caso como un tema político y aclaró que ‘de ninguna manera’, y tienen todos los elementos para aclararlo”.

Chavira consideró que “Coparmex guardó silencio y luego se fue convirtiendo en una franca alianza de complicidad y de apoyo con Duarte”.

En 2012 el actual presidente nacional de Coparmex, Gustavo de Hoyos Walther, estaba en la Comisión Jurídica. En una reunión de miembros del organismo patronal, de Hoyos “dijo que no sabía nada”, seis meses después de que Chavira le había mandado la misiva al líder patronal Alberto Espinoza.

“Confirmó que de la revisión no vio ninguna evidencia a menos de que el Gobernador tuviera otros datos, por lo que no se veía un alcance jurídico. Lo sorprendente es que a los pocos días la propia Comisión Jurídica que encabezaba Gustavo de Hoyos cambió y me acusó que era un tema personal en donde Coparmex no tiene nada que ver”, dijo Chavira basado en audios compartidos a este medio.

Por el contrario, en septiembre de 2018 un Juez Sexto de Distrito federal en Ciudad Juárez ratificó una resolución previa de un Juez de Chihuahua emitida en octubre de 2017 en donde confirmó que no hay evidencia de ningún delito, por lo tanto resolvió el sobreseimiento de la causa penal que el ex Gobernador César Duarte inició en 2012 y que derivó en la orden de aprehensión de febrero de 2013.

 

Por Dulce Olvera | Sin Embargo

Por: Yuriana Cárdenas

Encuesta

Con estos primeros meses de administración federal ¿Usted aprueba o desaprueba la gestión del presidente López Obrador?

Notas recientes

Facebook
Comentarios