F1 en cuerpo y alma

Eso es algo que no se le escucha decir a menudo a un piloto de Fórmula Uno, pero ésa fue la autoevaluación que Lando Norris, de McLaren, hizo en una entrevista sobre su trayectoria.

Fue una declaración humilde del piloto inglés quien había ascendido de go-karts a Fórmula uno en sólo 12 años, y hace unos días obtuvo un nuevo contrato a largo plazo de McLaren.

Norris tenía 19 años y 124 días de edad cuando hizo su debut en el Gran Premio de Australia en marzo, convirtiéndose en el tercer piloto más joven en la historia del serial, detrás de Max Verstappen, de Red Bull, y Lance Stroll, quien ahora conduce para Racing Point.

Fue la culminación de una trayectoria estelar en la categoría junior en la que Norris ganó numerosos títulos antes de terminar en segunda posición en el campeonato de Fórmula 2 del año pasado, detrás de George Russell, quien milita con Williams esta temporada.

Cuando Fernando Alonso anunció su retiro la temporada pasada, McLaren ascendió a Norris de piloto de prueba al asiento del español.

"Sé que muchas personas dicen que siempre creyeron que podrían llegar a F1, pero yo no lo creía del todo, desde luego no cuando tenía 7 años, y tal vez no hasta que cumplí 14 años. Siempre fue algo muy lejano", señaló Norris, antes de su carrera en casa en Silverstone.
"Veía todas las carreras cada fin de semana, y sabes lo increíbles que son los pilotos, pero no es algo en lo que pensara a esa edad.

"Definitivamente, no lo creía porque cuando me inicié en karting, y durante mis primeros cuatro o cinco años, no fui nada especial. Gané una carrera importante, y eso fue todo".
Sus resultados mejoraron cuando cambió de fabricantes de kart.

"Empecé a ganar más carreras, me volví más seguro de mí mismo y fui reconocido por mejores escuderías".

Irrumpe en la F1

Durante el Gran Premio de Italia del año pasado, ejecutivos de McLaren le dijeron que ocuparía el lugar de Alonso.

Norris lo describió como "un sueño hecho realidad".

Cuando Norris calificó octavo en Australia en un auto que la escudería no esperaba que quedara entre los primeros 10, fue una señal de su arribo al escenario de F1. Aunque terminó en la posición 12, a eso le siguió el sexto lugar en Bahréin, el mejor resultado de McLaren desde que Alonso llegó quinto en Australia un año antes.

Poco después, Norris se empezó a topar con problemas. Tuvo una colisión con Daniil Kvyat, de Toro Rosso, en China, y hubo más retiros a raíz de problemas técnicos en España y Canadá.

Norris calificó quinto en Francia, la posición más alta de la escudería en la parrilla desde el GP de Austria de 2016, pero terminó noveno, bajando dos lugares en la última vuelta a raíz de un problema en el sistema hidráulico.

Tras otro sexto lugar en la última carrera en Austria, Andreas Seidl, el nuevo director de McLaren, afirmó que su piloto novato había tenido una actuación espectacular.

"Cuando llegas a Fórmula Uno, y en tu primera prueba de calificación obtienes un octavo lugar en un auto que probablemente era 12 o 14 en términos de desempeño, es un logro impresionante, y no ha sido obra de la casualidad. Lo ha hecho varias veces, lo cual resulta genial".

Es su obsesión

Lando Norris reveló que pasó horas practicando en un simulador personalizado instalado en su hogar en Guildford, Inglaterra.

"Probablemente trabajo más duro, dedicando más tiempo y esfuerzo que muchos de los pilotos porque todo lo que pienso, y todo lo que hago, tiene que ver con las carreras, tratando de convertirme en un mejor piloto", aseveró.

Andreas Seidl aprecia la dedicación de Norris.

"Está obsesionado con el simulador", declaró Seidl. "Podemos ver que está convencido de que lo ayuda a prepararse para las carreras, para sentirse fuerte cuando llegue a la pista, lo que es adicional al trabajo de simulador que hace en la fábrica, en Woking (Inglaterra)."

 

Ian Parkes / NYT News Services

Por: Redacción

Encuesta

¿Cree usted que se puede confiar en las autoridades cuando las mujeres denuncian algún acto de violencia en su contra?

Notas recientes

Facebook
Comentarios