Dos grandes porteros a escena

A Guillermo Ochoa le aplauden por su sencillez. A Nahuel Guzmán lo matan por su arrogancia.

Al mexicano lo critican por amarrarse bajo los tres postes. Al argentino lo elogian por sus vistosas salidas.

A uno le apodaron hombre elástico por su gran alcance de manos en aquella memorable atajada contra Neymar. A otro le dicen el "Patón" por el tamaño de su calzado y por su exquisito juego con los pies.

El Yin y el Yang. Futbolistas con marcados contrastes, pero que encuentran un punto en común en que ambos pueden reclamar, con toda justicia, la etiqueta de mejor portero del futbol mexicano.

El Tigres vs. América tiene ya suficientes rivalidades en la cancha, pero hoy se agrega una más en las porterías.

Son arqueros tan talentosos que son capaces de robarle reflectores a los goleadores de ambos equipos o incluso a sus mediáticos técnicos.

Su personalidad es contrastante. Memo es capaz de sonrojarse con una pregunta, como si se tratara de un novato que sueña con jugar en Europa, mientras que Nahuel no tiene filtros.
"Que linda estuvo la fiesta de...", publicó en la ceremonia del Balón de Oro, acompañado de una imagen del continente americano, como diciendo "qué linda estuvo la fiesta de América" en alusión a que las Águilas lo ganaron casi todo y no los actuales campeones.

En esa competencia el entonces americanista Agustín Marchesín lo venció como mejor portero.

Ahora, Nahuel tiene a otro serio competidor como lo es Ochoa, que regresa al futbol mexicano tras ocho años, en una cancha como el Estadio Universitario, en la que, paradójicamente, le tocará vestir el traje de villano.

 

Edgar Contreras

Cancha

Por: Redacción

Encuesta

Si usted tuviese que elegir entre solo una de las siguientes opciones ¿Cuál de los siguientes personajes diría usted que lo conoce más por sus gestiones sociales?

Notas recientes

Facebook
Comentarios