Fallece Carl Reiner, leyenda de la comedia norteamericana, a los 98 años

El cómico estadounidense Carl Reinier falleció a los 98 años de edad. Reiner, motor de la comedia norteamericana y creador de 'The Dick Van Dyke Show' dejó de existir este martes, según 'Variety'.

El director, guionista y comediante, fallecido en Beverly Hills, trabajó sin descanso durante siete décadas, abarcando en su filmografía títulos tan dispares como El mundo está loco, loco, loco, Cliente muerto no paga, Frasier y Ocean’s Eleven. 

Nacido en Nueva York, hijo de inmigrantes europeos de origen judío, Reiner tuvo su primera experiencia teatral durante la II Guerra Mundial. Tras ser relevado de su puesto en la fuerza aérea estadounidense debido a una neumonía, el futuro titán de la comedia acudió a la universidad de Georgetown para estudiar francés, teniendo allí la ocasión de familiarizarse con el teatro de Moliére. Poco después, cambió su puesto de radiofonista por el de entertainer que levantaba la moral de las tropas.

Tras su regreso a la vida civil, Carl Reiner se hizo un hueco en Broadway y acabó formando un exitoso dúo cómico con otro ilustre veterano de guerra llamado Mel Brooks. Durante su longeva colaboración, ambos crearon números como el legendario The 2000 Year Old Man y grabaron cinco discos con sus actuaciones, el último de los cuales ganó un Grammy al Mejor álbum de comedia en 1999. Además de triunfar junto al futuro director de El jovencito Frankenstein, Reiner tuvo tiempo para proclamarse como uno de los grandes talentos del incipiente medio televisivo, debutando en él como actor en 1948 y creando El show de Dick Van Dyke en 1961.

En lo que al cine se refiere, Carl Reiner firmó su primera película como director, Enter Laughing, en 1967. Diez años más tarde, tuvo un éxito de lo más improbable con Oh, God!, filme donde el veterano George Burns interpretaba al mismísimo creador del universo dándose un garbeo por la Tierra y que, seguramente debido a ese poder celestial, le disputó a la mismísima Star Wars el número uno del ranking estadounidense. A partir de Un loco anda suelto (1979), tuvo en Steve Martin a su actor fetiche, rodando con él cintas como la atrevida Cliente muerto no paga, Un genio con dos cerebros y Dos veces yo. 

Aunque la edad le hiciese abandonar la silla de tijera (su última película como director, Ese loco sentimiento, es de 1997), Reiner siguió actuando y escribiendo hasta el final. Durante el siglo XXI le vimos aparecer en series como House, Parks and Recreation, Dos hombres y medio y la dupla formada por Padre de familia y The Cleveland Show. Para esta última serie, de hecho, llegó a escribir el argumento de un episodio. Además, según declaró en una entrevista con Jerry Seinfeld, su viejo amigo Mel Brooks y él quedaban todas las noches para cenar, ver la tele y revisitar viejas películas de guerra (Brooks, precisó, se quedaba siempre dormido antes del final).

Carl Reiner estuvo unido en matrimonio a la actriz Estelle Lebost (la señora que musitaba “Yo tomaré lo mismo” en la escena más legendaria de Cuando Harry encontró a Sally) hasta la muerte de ella en 2008. Deja cuatro hijos.

Tomado de Vanguardia

Por: Redacción2

Encuesta

Se ampliarán las medidas de prevención de Covid-19 en el Centro Histórico de la ciudad de Chihuahua, ¿está de acuerdo en instalar arcos y techos sanitizantes, además de módulos de orientación?

Notas recientes

Facebook
Comentarios