Trasladaron a “El Marro” al penal de Puentecillas en Guanajuato

José Antonio Yépez Ortíz, alias “El Marro”, presunto líder del Cártel Santa Rosa de Lima, fue trasladado por las autoridades de la Fiscalía General de la República (FGR) del penal de Puentecillas, en Guanajuato, luego de haber rendido su declaración a las autoridades.

El pasado 2 de agosto el capo fue detenido en el municipio de Santa Cruz de Juventino Rosas en un operativo realizado en colaboración de las autoridades federales y estatales.

De acuerdo con Milenio, al rededor del penal de mediana seguridad se implementó un operativo de seguridad con más de 50 camionetas que resguardaban el lugar.

Posteriormente, el narcotraficante será enviado al penal de El Altiplano en el Estado de México, aproximadamente en tres días, de acuerdo con el periódico Reforma.

“El Marro” ha sido señalado por años como el principal operador del robo de combustibles (o huachicol) en el estado, además de estar relacionado con el secuestro y el narcotráfico al frente de uno de los cárteles más importantes del país.

Durante el operativo de este domingo también fueron detenidos ocho colaboradores y se liberó a una empresaria que había sido secuestrada, informó la Secretaría de la Defensa de México.

El operativo realizado en el céntrico estado de Guanajuato abarcó dos inmuebles ubicados en el pequeño municipio de Santa Cruz de Juventino Rosas, de 80,000 habitantes y ubicado a solo 15 kilómetros de Villagrán, ciudad donde surgió el Cártel Santa Rosa de Lima.

En uno de ellos fue ubicado “El Marro”, quien cumplió 40 años el pasado 23 de julio y era uno de los capos más buscados por las autoridades mexicanas por ser cabeza de una organización criminal dedicada al robo de hidrocarburo, trasiego de drogas, extorsión y secuestro.

Su captura supone el mayor golpe al narcotráfico asestado hasta la fecha por el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, presidente desde diciembre de 2018.

Junto con al Marro también fue arrestado Saulo Sergio "N", apodado "El Cebollo", quien presuntamente es su jefe de seguridad, y otros cuatro integrantes del Cártel Santa Rosa de Lima.

De igual manera, en la misma casa fue localizada una mujer empresaria, originaria del municipio cercano de Apaseo El Alto, que días atrás había sido secuestrada.

También fueron halladas cinco armas largas, tres cortas, un lanzagranadas, un auto tipo pick-up, una cuatrimoto, una motocicleta y una maleta con dinero, cuyo monto aún no ha sido revelado.

En el otro inmueble, fueron localizados otros tres presuntos integrantes del cártel, una de ellas con orden de captura previa, y 36,400 pesos mexicanos en efectivo (unos 1,654 dólares).

Las primeras señales de la vida delictiva del Marro se remontan a 2010, cuando fue detenido por asaltar camiones de carga, pero fue dejado libre y cambió al robo de hidrocarburos de los ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) en Guanajuato, donde se asienta la refinería de Salamanca, una de las más grandes del país.

“El Marro” acumuló poder y fuerza porque el robo de combustible fue por años una de las mayores industrias criminales, hasta que el Gobierno del presidente López Obrador puso fin a un suculento negocio de 65,000 millones de pesos (unos 2,888 millones de dólares) anuales y comenzó la persecución del cartel.

En la era del huachicol, como se llama al robo de hidrocarburos en México, “El Marro” escaló a segundo al mando del grupo criminal y para el 2017 ya estaba al frente del cártel que lleva el nombre de su comunidad, situada en el municipio de Villagrán, Guanajuato.

En su carrera delictiva, Yépez recurrió a la familia a la cual hizo el pilar de la estructura del CSRL para alimentar una red de complicidades tan extendida como los ductos petroleros que cruzan decenas de comunidades de Guanajuato.

Tomado de Infobae

Con información de EFE

 

Por: Redacción2

Encuesta

La petición de Texas a la Secretaría de Estado de EU para que intervenga y México cumpla con el tratado de agua, ¿a qué obedece?

Notas recientes

Facebook
Comentarios