Vuelo a ninguna parte, la insólita y exitosa idea de una línea aérea en pandemia

La aerolínea Qantas vendió este jueves en 10 minutos todas las plazas para un “vuelo a ninguna parte” que sobrevolará el 10 de octubre durante siete horas algunos de los principales atractivos turísticos de Australia, como respuesta a las restricciones impuestas en las rutas domésticas e internacionales.

Con muchas de las fronteras internas cerradas en el país oceánico, la compañía australiana ofrece este vuelo que parte y retorna a Sídney para sobrevolar el monolito rojo Uluru, las Islas Whitsundays y la Gran Barrera de Arrecifes el próximo 10 de octubre, detalló Qantas en un comunicado.

El vuelo en un avión Boeing 787 Dreamliner, que se usa normalmente en las rutas internacionales, permite hacer un viaje sin necesidad de que el pasajero tenga que realizar la cuarentena de 14 días que se impone a las personas que residen en los llamados “focos de COVID” cuando viajan a otro estado.

Los billetes de este vuelo, que cuenta con el menú del famoso chef mediático australiano Neil Perry, se vendían entre 572 dólares (486 euros) y 2.754 dólares (2.341 euros) y se agotaron en 10 minutos.

El vuelo es “probablemente en que más rápido se ha vendido en la historia de Qantas”, dijo una portavoz de la empresa a Efe.

Qantas también ha decidido retomar a partir de noviembre los trayectos de 12 horas que antes ofrecía para sobrevolar la Antártida a bordo de aviones Boeing 787 como medida para paliar los efectos económicos de la COVID-19.

A finales de agosto, Qantas anunció que estudia externalizar sus servicios en tierra debido al fuerte descenso de sus operaciones por la pandemia del coronavirus, lo que podría llevarle a eliminar otros 2.500 puestos de trabajo. Estos recortes se sumarían a la reducción de 6.000 empleos que la mayor aerolínea de Australia anunció el pasado junio como parte de su plan de reestructuración por la crisis de la COVID-19.

Los vuelos a ninguna parte no son una idea original de la línea australiana, la aerolínea japonesa ANA comenzó el pasado agosto a ofrecer vuelos sin destino a bordo de Airbus A380 con temática hawaiana, mientras que aviones de la taiwanesa StarLux Airlines sobrevuelan el mar de China Meridional durante unas tres horas sin aterrizar.

En Brunéi, la aerolínea Royal Brunei ofrece billetes para sobrevolar bosques tropicales de este pequeño emirato en el Sudeste Asiático durante 85 minutos.

La aerolínea singapurense Singapore Airlines también está sopesando la idea, pero encuentra resistencia de los ecologistas, y grupos medioambientales que alertaron que aumentaría las emisiones de gases que provocan la crisis climática. En un comunicado, la ONG SG Climate Rally expresó su solidaridad con los trabajadores de Singapur Airlines que están padeciendo los recortes por la COVID-19, pero expresaron su oposición a los conocidos como “vuelos a ninguna parte”. “Primero, incentiva los vuelos que emiten mucho carbono sin justificación y, segundo, es solo un parche que distrae de las políticas y los cambios de prioridades necesarios para mitigar la crisis climática”, señaló la organización.

El año pasado, el sector aéreo emitió 915 millones de toneladas de CO2 en todo el mundo, lo que equivale a un 2 por ciento del total, aunque este año se prevé que las emisiones bajen significativamente debido a las restricciones de viaje por la COVID-19.

Con información de EFE

INFOBAE

Por: Xavier Ochoa

Encuesta

El Presidente pidió a los gobernadores de la Alianza Federalista a que consulten a sus ciudadanos para ver si aprueban salirse del Pacto Federal. ¿Cree usted que los chihuahuenses aprueben lo anterior ante las circunstancias que se están viviendo?

Notas recientes

Facebook
Comentarios