Barcelona golea al Ferencvaros en la Champions league

Después de cosechar su primera derrota en la temporada ante el Getafe, el Barcelona pone primera en la Champions League 2020-21 ante el Ferencvaros de Hungría en un Camp Nou que finalmente no cueta con asistencia de público, opción que se barajó por un momento pero que fue desestimada por la Generalitat de Cataluña a través de un comunicado.

El equipo húngaro amagó de entrada por disputarle la tenencia del balón al cuadro azulgrana, pero a los 5 minutos optó decididamente por replegarse en el fondo y apostar por un contragolpe con pelotazos largos l delantero Nguen. Por su parte, los de Koeman se adueñaron del balón y comenzaron a generar juego. La primera clara fue a los 16 minutos. Messi apareció por el centro, a la espaldas de los volantes, tiró una pared con Ansu Fati, remató de zurda al primer palo y el arquero rechazó hacia un costado.

El visitante tuvo la suya más tarde gracias a un pelotazo que Nguen, única referencia de ataque, aguantó de espaldas en el área ante la atenta mirada de Lenglet. El delantero esperó a que lleguen sus compañeros y cuando Isael le pasó por la derecha lo asistió para que el brasileño desenfunde un potente derechazo que dio en el palo.

A los 21 minutos, el cuadro azulgrana armó una jugada preparada en un tiro libre al borde del área en el sector derecho. Messi amagó a rematar, pero tocó al medio para Philippe Coutinho, que pateó desde la medialuna del área pero su intento fue por arriba.

En la siguiente acción, La Pulga recibió en 3/4 por la derecha y protagonizó uno de sus típicos arranques pegado a la raya derecha. El Diez juntó varios jugadores, continuó en velocidad, y al meterse al área fue derribado. El árbitro no dudó, cobró infracción y el argentino, con un disparo rasante y cruzado lo cambió por gol.

A los 35 minutos Trincao se animó a encarar en el área por el sector derecho, zona preferida para perforar la defensa del Ferencvaros, y al llegar al fondo lanzó un centro atrás que encontró a Ansu Fati. El juvenil disparó de primera, pero su intento fue tapado por el arquero Dibusz.

Cuando el primer tiempo se apagaba, apareció el 2 a 0 para el local. En el primer intento por la izquierda, Fati se apoyó en Frankie De Jong y se filtró entre los rivales rumbo al área sin pelota. El mediocampista holandés lo vio y soltó un pase pinchado perfecto para que el joven la toque de derecha al segundo palo y festeje su tanto. Kharatin se hizo cargo de la ejecución y con un remate cruzado estableció el 1-.3

El complemento arrancó con la misma tónica de la primera mitad y el Barcelona encontró rápido el 3 a 0. Trincao filtró para Messi, quien en el área juntó marcas por la derecha, soltó al medio para Ansu Fati y éste improvisó un taco fantástico para que el balón llegue al otro extremo y Coutinho, con un derechazo potente al primer palo, celebre su tanto.

Con el objetivo de darle descanso a algunos jugadores, teniendo en cuenta que el sábado debe enfrentar al Real Madrid, a los 15 minutos Koeman sacó del campo a Sergi Roberto, Trincao, Fati y para que ingresen Ousmane Dembélé, Junior Firpo y Pedri.

Si quedaba claro que Gerard Piqué no podía detener a Nguen, quien en sus pocos intentos de ataque siempre había ganado, el central del elenco catalán quedó expuesto a los 25 minutos cuando el noruego le ganó en velocidad y no le quedó alternativa que camisetarlo para derribarlo. El árbitro cobró penal y el defensor se fue expulsado.

Con el descuento y el hombre de más, el Ferencvaros se animó a atacar, adelantó sus líneas y acorraló al local. Koeman apostó por Ronald Araújo para ocupar el hueco que había dejado Piqué y por Sergio Busquets, quienes ingresaron en lugar de Coutinho y Pjanic.

Pese a sus intentos, el cuadro húngaro sufrió el 4-1 en un contragolpe comandado por Dembélé. El francés por fin pudo sacarse una marca de encima, llegar hasta el fondo y darle un pase perfecto a un compañeros, en este caso el receptor fue Pedri, que de primera y en el punto penal sacudió fuerte abajo para gritar su primer tanto en Champions League.

Ésta es una oportunidad para reivindicar los ánimos después del empate (contra el Sevilla) y la caída por liga (con el Getafe) ya que, a priori, los azulgrana son los candidatos a quedarse con el encuentro.

A su vez, esta nueva edición también será una ocasión para redimirse de la última, en la que cayó por un histórico 8-2 ante el Bayern Múnich, goleada que convirtió en la gota que rebalsó el vaso y decantó en una profunda reestructuración de la plantilla.

El portero Marc André ter Stegen, los defensas Jordi Alba y Samuel Umtiti y el centrocampista Matheus Fernandes siguen siendo baja por lesión. La más sensible es la de Alba, pues el equipo se sigue huérfano de lateral izquierdo. Es por eso que Sergiño Dest ocupa este carril a pierna cambiada y que Sergi Roberto está en el lateral derecho.

Gerard Piqué y Clement Lenglet vuelven a formar el eje de la defensa y, en el doble pivote, Koeman mantiene a Frenkie de Jong pero dar descanso a Sergio Busquets, lo abrió las puertas de la titularidad a Miralem Pjanic.

Por delante, Philippe Coutinho es el enlace. Ansu Fati y Trincao los extremos, mientras que Lionel Messi tiene libertad por todo el flanco de ataque como falso ‘9’. Así es, Antoine Griezmann, tras sus polémicas declaraciones, está al banco de los suplentes.

Por su parte, el Ferencvaros vuelve a la Liga de Campeones tras 25 años de ausencia y lo hace tras ganar al Kisvárda (2-0) en la Liga de su país. El ‘Fradi’, como llaman los aficionados al equipo más popular de Hungría, ya considera como éxito su retorno a esta fase del fútbol europeo después de la temporada de 1995-1996.

El escenario no le es extraño al entrenador ucraniano Szergei Rebrov, que disputó varios partidos contra el Barca cuando era jugador activo en el Dinamo Kiev y hasta marcó goles contra el cuadro azulgrana en 1993 y 1997.

Con información de Infobae

Por: Redacción2

Notas recientes

Facebook
Comentarios