La historia de amor que Drew Barrymore aún no consigue superar

A Drew Barrymore no le fue fácil aceptar que su matrimonio con Will Kopelman había terminado tras solo cuatro años desde que dieron el sí. "Realmente me tomé muy mal el divorcio”, se sinceró la estrella de Hollywood en una reciente entrevista.

La actriz y presentadora de “The Drew Barrymore Show” habló sobre su desventura amorosa en su paso por el programa Sunday Today. En diálogo con el presentador Willie Geist, admitió que sintió miedo por ella y por sus hijas Olive (8) y Frankie (6) después de separarse de Kopelman en 2016.

"No podía hablar de mi separación tan abiertamente al principio. Me afectó mucho”, explicó la actriz, quien, pese al sufrimiento por el fracaso de la relación, eligió mantener unida a su familia por el bienestar de sus hijas. “Yo pensaba, ‘Hice la máxima promesa que quería hacer contigo y para tí era tener esta familia increíble. Y lo hicimos. Y hay algo que no funciona. ¿Cuán trágico es eso?’”.

“Pero la buena noticia es que su familia y yo tomamos la decisión más importante: seguir juntos, unidos y conectados”, continuó Barrymore. "Sé por mi experiencia de no haber crecido en familia que eso era lo último que quería hacer por mis hijas ", explicó la intérprete de 45 años sobre su decisión. Barrymore no tuvo una infancia habitual. Su padre era alcohólico y a su madre no solía estar presente en la casa.

Después de que sus padres se divorciaron, la madre de Drew - de entonces 9 años- comenzó a llevarla a clubes nocturnos y fue ahí cuando ella comenzó a socializar con hombres mayores y consumir drogas. A los 13 años su adicción la llevó a pasar un año y medio en una institución mental en la que su madre apenas la visitó.

“Realmente no sabía cómo sentirme acerca de mi madre durante muchos años. Era muy doloroso tener sentimientos encontrados acerca de la mujer que te dio a luz”, reconoció Drew, quien a los 14 años se emancipó de sus padres y comenzó a vivir sola.

Barrymore y Kopelman anunciaron su separación en 2016 con una declaración que enfatizaba la importancia de seguir siendo una familia. "Lamentablemente, nuestra familia se está separando legalmente, aunque no creemos que esto evite que seamos una familia”, dijo la pareja en su comunicado. "El divorcio puede hacer que esto se sienta como un fracaso, pero eventualmente empiezas a entender que la vida continúa. “Nuestros hijos son nuestro universo y esperamos vivir el resto de nuestras vidas con ellos como primera prioridad”, expresa un párrafo del documento.

El de Kopelman fue el tercer divorcio de Barrymore. En 1994, la actriz de 19 años se casó con Jeremy Thomas, dueño de un bar de Los Ángeles de 32 años, luego de seis semanas de haberse conocido. Drew solicitó el divorcio 39 días después. Pero no fue su único marido que duró poco. Cuando Barrymore y el actor Tom Green se casaron en julio de 2001, nadie realmente esperaba que resistieran la prueba del tiempo. Eso fue lo que sucedió. 163 días después, en la Navidad del mismo año, decidieron separarse también.

La actriz se emocionó cuando le dijo a Geist que no estaba segura de poder volver a casarse después del divorcio con Kopelman. “No creo que me haya recuperado de eso”, dijo Barrymore sobre el divorcio. “No sé cómo abrirme a eso de nuevo", expresó.

No obstante, indicó también que sus hijas se adaptaron a la situación. “Como el divorcio, las cosas finalmente encajaron”, dijo sobre la vida después de la separación. “Mis hijas y yo estamos felices. Muchas veces que realmente me pregunté si podíamos lograrlo. Y lo somos. Así que eso me completa".

Días atrás, Barrymore se metió en problemas con su ex marido cuando invitó a su show de televisión a la psíquica Anna Raimondi, polémica por su supuesto poder para comunicarse con los muertos. Durante su sesión en vivo, supuestamente contactó a un juez que es pariente de Kopelman. Él, visiblemente molesto, aclaró después que el familiar aludido está vivo.

“Dicho esto, el segmento fue gracioso considerando que mi tío, el juez David Kopelman, todavía está muy vivo. Y estoy un poco sorprendido de que Drew eligiera darle lugar a alguien así, porque los médiums se aprovechan de las personas vulnerables en duelo afirmando que pueden comunicarse con los muertos”, dijo al respecto su ex marido.

Un representante de Barrymore indicó que no obstante la situación fue un malentendido: “El abuelo de Will es Frank, que fue juez y falleció. David es… el tío de Will, que está vivo y también es juez. Esa fue la confusión".

Con información de Infobae

Por: Redacción2

Notas recientes

Facebook
Comentarios