Al diablo con la ley y con el T-Mec

    Conforme avance su pérdida de aprobación, lópez irá escalando conflictos con Estados Unidos para exaltar el nacionalismo popular.

    Poco le importa la estabilidad nacional con tal de conservar el poder absoluto.

    Ya está sembrado el primero: sabotear las inversiones norteamericanas en generación de energías limpias, una de sus grandes obsesiones.

    Le tiene pavor a su "amigo trom", pero quizá piense que Biden no es tan peligroso porque no es un demente.

    Sin embargo, la agenda de Biden incluye entre sus prioridades el medio ambiente, el tema laboral y una relación con México mucho más allá de lo estrictamente migratorio.

    De paso se llevará lópez entre las patas a varios países europeos, con especial inquina contra España, y le asestará a México uno de los golpes más antipatriotas de la historia, en salud pública, medio ambiente, atraso económico y oportunidades de desarrollo.

    Muchos mexicanos se preguntan cuál es el "lado bueno" de defender las energías fósiles más sucias y el repudio a las eólica y solar.

    La respuesta es que no existe lado bueno.

    Sus argumentos son indefendibles por los 360 grados, comenzando por el obsceno y sucio apetito por el carbón. 

    Irrebatible es también que la energías eólica y solar llegan a ser hasta 200 veces más baratas que las más sucias, dependiendo de dónde y en qué volumen se produzcan. 

    No hay un gramo de racionalidad en el ofensivo proyecto de generar energía eléctrica con los combustibles más sucios del planeta, pero tampoco le importa. Apuesta lópez a que la racionalidad bien se puede suplir con populismo.

    Lo único que se le ocurrió a la secretaria de Energía, Rocío Nahle, a falta de argumentos, fue decir que las energías limpias "no son la monja de la caridad".

    El pasado fin de semana lópez visitó la zona coahuilense conocida como La Carbonífera y anunció que la CFE comprará 2 millones de toneladas de carbón al año para reactivar las plantas de Nava, (López Portillo y Carbón II) ya prácticamente en desuso. De 8 vetustas y humeantes estufas anacrónicas que fueron altamente contaminantes, afortunadamente ya sólo trabaja una, pero lópez pretende reactivarlas.

    Las plantas José López Portillo y Carbón II, ambas en Nava, están entre las principales emisoras de gases como dióxido de carbono y metales pesados, azufre, metano y mercurio, y fueron causa de que Coahuila encabezara a nivel nacional las enfermedades respiratorias agudas.

    Fue en esa gira donde usó lópez el término "sofisma", que como todos sabemos significa "argumento viciado con que se pretende hacer pasar lo falso por verdadero". Y lo usó para referirse a las energías limpias.

    Lea usted con detenimiento lo que dijo:

    “Con la política neoliberal empezaron a engañar... utilizaron otro sofisma, lo de las energías limpias, el que estas plantas (las de carbón) de la Comisión Federal de Electricidad ya son viejas y contaminan, y que por lo mismo era mejor la producción de energía con gas, las termoeléctricas, las eólicas o energía solar, energías que, en efecto, no contaminan, pero están subsidiadas... la Comisión Federal -con presupuesto público, que es dinero de todo el pueblo- les tiene que comprar la energía eléctrica".

    En todo ese rollo sólo hay un sofisma.

    Veamos:

    Es absolutamente cierto que las plantas de la carbonífera son viejas, contaminan más que ninguna otra generadora de electricidad, es mucho mejor la producción con gas, con plantas eólicas o solares que, en efecto (las dos últimas), no contaminan. 

    También es cierto que la CFE debe comprar la energía que producen las plantas limpias y que la paga con presupuesto público, pero eso es porque la CFE es la única empresa legalmente autorizada para transmitir la electricidad en el país y también es verdad que las compra con dinero de los impuestos de todos porque es una empresa insolvente, pues su operación requiere del subsidio del erario, por miles de millones de pesos.

    La CFE debe operar con subsidios oficiales porque tiene altísimos costos de operación, que aumentarán con las exorbitantes prestaciones que irónicamente lópez acaba de autorizar a su excesiva planta laboral.

    El único sofisma en todo el tema es la forma en que lópez lo planteó.

    También dijo que reactivar las chimeneas contaminantes tendrá un "gran beneficio social", porque con la compra de carbón se beneficiarán 60 pequeños productores de carbón que residen en el área.

    ¿Beneficiar a 60 pequeños productores de carbón justifica regresar a mediados del siglo pasado y dañar la salud de sus familias y la de todos los vecinos en 200 kilómetros a la redonda?

    Con el ahorro que significa usar energía solar, muy factible en esa región con 300 días o más de sol al año, se podrían mantener sin contaminar esas 60 pequeños productores, sus hijos y sus nietos.

    El caso de la carbonífera es un botón de muestra del plan energético de lópez.

    Un plan que comenzó a operar relegando la energía limpia, que según la Reforma Energética tenía prioridad para ser distribuida en la red nacional por ser la mas barata y menos contaminante. Esa es una de las reglas de operación que garantizan el desarrollo de las limpias sobre las sucias. Fue prioridad en la Reforma Energética por los compromisos adquiridos por México para reducir las emisiones de carbono contra el calentamiento global.

    Y es también la regla que lópez quiso borrar de un plumazo, con un abusivo decreto (el "Decreto Nahle") que la Suprema Corte dejó sin efecto el pasado día 21, al otorgar un amparo definitivo para que no se aplique, por lo menos durante todo el tiempo que dure el juicio interpuesto por la Comisión Federal de Competencia, que consideró inconstitucional impedir que la CFE deseche las energías limpias y baratas para privilegiar las caras y contaminantes.

    Ese decreto abrió la posibilidad de conflicto con los Estados Unidos y con Europa.

    Fue lo que motivó que 43 legisladores republicanos y demócratas de ambas cámaras del Congreso estadounidense enviaran una carta al "amigo trom" alertando de acciones de las autoridades mexicanas que "contradicen el espíritu" del T-Mec.

    Los embajadores de Reino Unido, Canadá, la Unión Europea, Francia, Alemania, Italia, Países Bajos y España ya habían enviado a lópez una queja por lo mismo desde abril.

    A todas luces ilegal, el decreto apunta a que sea declarado inconstitucional por la Suprema Corte. El juicio puede durar un año o más.

    Pero lópez ya advirtió que si la ley se atraviesa en su camino, al diablo con la ley. Mandará cambiarla. Lo dijo con todas sus letras.

    Esta es una de las poderosas razones por las que lópez no debe tener mayoría en la próxima legislatura, que se votará el 6 de junio. 

    Cuando se firmó el nuevo tratado de libre comercio, lópez lo presumió como si fuera su autoría. También dijo que su representante, Jesús Seade, había sido el principal negociador. Todos sabemos que Seade llegó al final de las negociaciones y que, por cierto, llegó para entregarle concesiones a los gringos que los peñistas estaban resistiendo. Pero eso es otra columna.

    Esta semana lópez dijo que  el tema energético no está comprometido en el T-Mec y descalificó a los legisladores norteamericanos que firmaron la carta de protesta.

     Pero la realidad tiene otros datos.

     El Tratado incorpora los parámetros de apertura de la reforma energética del 2013 y, por lo tanto, otorga herramientas de defensa a las empresas extranjeras.

    Evidentemente se pueden presentar casos en que los países demanden a México por una violación a los compromisos del Tratado y también las empresas en lo individual pueden presentar litigios en contra del gobierno mexicano.

    La intención de lópez de fortalecer a Pemex y a la CFE enfrenta límites vinculados con  garantizar la competencia económica con los pares privados de esas dos empresas de conformidad con el Tratado. 

    Independientemente del sector económico de que se trate, el T-Mec plantea principios transversales que deben ser respetados para las inversiones privadas, lo que está al margen de que se haya reconocido en el tratado la soberanía de México en el sector energético. 

    Estos principios son:

    1. Trato Nacional.- Cada Parte otorgará a los inversionistas de otra Parte un trato no menos favorable que el que otorgue, en circunstancias similares, a sus propios inversionistas en lo referente al establecimiento, adquisición, expansión, administración, conducción, operación y venta u otra forma de disposición de las inversiones en su territorio.

    2. Trato de Nación más Favorecida.- Cada Parte otorgará a los inversionistas de otra Parte un trato no menos favorable que el que otorgue, en circunstancias similares, a los inversionistas de cualquier otra Parte o de cualquier país que no sea Parte, en lo referente al establecimiento, adquisición, expansión, administración, conducción, operación y venta u otra forma de disposición de las inversiones en su territorio.

    De hecho, ya existen tres arbitrajes internacionales en contra de México relacionados con el tema energético y uno más está en proceso para  ser presentado, posiblemente esta misma semana.

    Internamente se han presentado 140 amparos, resueltos en contra de la arbitrariedad de lópez.

    Puede usted apostar a que viene un encontronazo entre la política energética que improvisa lópez y un marco regulatorio que está amparado por los tratados internacionales bajo los cuales se hicieron las inversiones extranjeras en materia de energías renovables, que tienen un valor de 8 mil millones de dólares y generan 80 mil empleos.

    ¿De verdad no lo sabía lópez?

    Por supuesto que lo sabe bien.

    Como también sabe que el tema provocará un serio conflicto con potencias extranjeras.

    No mañana, porque las elecciones en los Estados Unidos son el martes de la próxima semana, y el conflicto no ha estallado aún porque a trom por ahora no le importa nada más que los comicios.

    Pero de que llegará, llegará. Y lópez lo tendrá en la cartuchera porque pretende enredarse en la bandera y ponerse un disfraz "del más nacionalista" (después del entreguismo que ha tenido con su amigazo trom), aspirando a que seguramente le generará simpatías entre sus votantes.

    De nacionalista nada tiene.

    Nacionalista es el que ante todo ve por el bien de su nación, y contaminar al país, generar enfermedades y mandar al mundo la señal de que aquí rechazamos las ventajas de la modernidad implican daños y perjuicios a cualquier nación.

    Un "pequeño" elemento adicional:

    El gran beneficiario de la compra de los 2 millones de toneladas anuales de carbón es el senador morenista Armando Guadiana, negociante y entusiasta apoyador financiero de lópez en 2 de sus campañas presidenciales; es dueño de 2 empresas mineras y socio de otras 16 en su natal Coahuila. En Coahuila se le conoce como El Rey del Carbón y  todo mundo dice que le metió muy buena lana a las campañas de lópez, porque él mismo se jacta de haberlo hecho y lo ha repetido decenas de veces. Guadiana fue posicionado por lópez desde el inicio de su gobierno como Presidente de la Comisión de Energía del Senado de la República. Una condición de evidente conflicto de interés para hacer negocios en ese sector. 

    ¿Así, o más sucio?

Por: Redacción2

Encuesta

De acuerdo a consulta Mitofsky la mayoría de los mexicanos está a favor del “uso obligatorio de cubrebocas”,  ¿debe Andrés Manuel López Obrador aplicar en todo el país la Ley de Javier Corral?

Notas recientes

Facebook
Comentarios