El Paso endurece medidas para frenar avance de COVID-19; cerrarán dos semanas servicios no esenciales

Ricardo Samaniego, juez del condado de El Paso, Texas, anunció que habrá un cierre de actividades no esenciales por dos semanas a partir de la media noche desde el 30 de octubre.

Durante una conferencia de prensa, aseguró que esta decisión fue tomada después de que los hospitales de esa área alcanzaran el 100 por ciento de su capacidad durante los últimos días. Ante esta crisis hospitalaria, el Centro de Convenciones de la ciudad fronteriza se habilitó como un hospital secundario.

El principal funcionario del condado fronterizo ordenó a las personas a quedarse en casa, además de asegurar que esta es la única manera en la que se puede enfrentar y detener el aumento en hospitalizaciones y contagios.

Esta medida habría sido anticipada por las autoridades de El Paso a inicios de esta semana. Aunque Samaniego declaró que sería una decisión difícil de tomar debido al impacto del COVID-19 en la economía local.

“Fue un día difícil para mí con respecto a mi decisión de ser más restrictivo. No es una tarea fácil tomar estas decisiones, mientras se equilibra la profunda importancia de la salud pública y el impacto que este implacable virus ha impuesto sobre una economía en apuros, estamos lidiando con una oleada mundial, pero nuestra situación en El Paso es mucho más singular”, declaró en conferencia de prensa.

Una primera indicación por parte de Samaniego fue dada el pasado domingo 25 de octubre, cuando emitió un toque de queda a partir de las 22 horas y hasta las 5 horas del día siguiente. Quienes no acataron esta orden, pudieron ser multados hasta con USD 500.

Hasta el jueves 18 de octubre, en El Paso se registraron 45,039 casos y 601 muertes. En comparación con el día anterior, se sumaron 1,093 personas infectadas y 5 fallecimientos por COVID-19.

Cabe recordar que el pasado lunes se volvió a romper el récord de personas infectadas por el virus SARS-CoV-12, pues se presentaron 1,443, cifra que superó a la registrada el sábado, cuando se contabilizaron 1,216 personas con coronavirus.

Gregg Abott, gobernador de Texas, anunció que se tomarán medidas para mitigar los contagios y tratar a las personas ya infectadas en El Paso. Entre estas acciones se encuentran enviar más de 900 profesionales de la salud, de los cuales un porcentaje ha sido asignado al centro de convenciones, lugar al que también se han enviado 50 camas y mencionó que se enviarían 50 más de ser necesarias.

Asimismo, resaltó el trabajo que las instalaciones auxiliares llevarán a cabo, pues ante la saturación de los hospitales, serán un alivio para el condado.

Ante esta crisis hospitalaria, Jacon Cintron, director ejecutivo del Distrito Hospitalario, anunció que algunos pacientes con COVID-19 son transportados en avión a otros hospitales ubicados en diferentes ciudades texanas, y que estos viajes continuarán hasta que haya espacio en los centros de salud de El Paso.

“Sé que El Paso superará esto. La cuestión es hacerlo más temprano que tarde y minimizar la pérdida de vidas”, afirmó.

Según datos del Covid Tracking Project, Estados Unidos reportó 88,452 nuevos casos de coronavirus este jueves, lo que establece un nuevo récord de infectados en el país. Además, se confirmaron 1.049 muertes más, por lo que la cifra se acerca a 230 mil.

Con información de Infobae

Por: Redacción2

Encuesta

Anuncia Madero petición de licencia para buscar la gubernatura de Chihuahua, ¿qué opinión le merece?

Notas recientes

Facebook
Comentarios