Chihuahua: Un proceso de implosión política

Chihuahua.- En el proceso electoral de Chihuahua, que se inició el pasado 1 de diciembre, se juegan los procesos penales contra políticos de partidos cercanos al exgobernador César Duarte Jáquez, así como investigaciones por corrupción en el gobierno del panista Javier Corral Jurado.

En medio de las pugnas políticas se encuentra la extradición de Duarte, preso en Miami, Florida, desde el 8 de julio de 2020, y es patente el distanciamiento del gobernador Corral con respecto al presidente Andrés Manuel López Obrador.

Con la crisis epidemiológica del covid-19, una sequía histórica en la región, una deuda pública preocupante y la guerra por el agua, los partidos del gobernador y el presidente, PAN y Morena, respectivamente, se han peleado de manera abierta.

Corral y su fiscal, César Augusto Peniche Espejel, hicieron públicos algunos nombres de la “nómina secreta” o “caja chica” que sostuvo César Duarte durante tres años para comprar complicidades y voluntades de legisladores de todos los partidos, así como a políticos, periodistas… y obispos.

A cinco meses de que se celebre la elección, cobra relevancia el caso de María Eugenia Campos Galván, la alcaldesa panista, con licencia, de Chihuahua, una de las precandidatas a la gubernatura por el PAN; el otro es el senador Gustavo Madero Muñoz. Los señalamientos contra Campos Galván han generado una fuerte división interna en su partido.

Otro personaje involucrado es el senador por Morena Cruz Pérez Cuéllar (expanista y exdirigente de Movimiento Ciudadano), quien intentó ser candidato a la gubernatura por el partido creado por el presidente López Obrador. No le favoreció la encuesta aplicada por el partido, por lo que impugnó el procedimiento.

Fragmento del reportaje publicado en la edición 2306 del semanario Proceso

Con información de Proceso

Por: Redacción2

Notas recientes

Facebook
Comentarios