NFL: Defensiva de Bills borra a Lamar Jackson y sus Ravens, y se meten a la final de la Americana

Durante casi toda la temporada, los Bills de Buffalo fueron implacables a la ofensiva y se convirtieron en la más prolífica en los 61 años de historia de la franquicia.

Ayer en la noche en el enfrentamiento de playoffs de la ronda divisional de la AFC contra Baltimore, Josh Allen y su ofensiva lucharon por encontrar ritmo la mayor parte del camino, pero ahora fue la defensiva la que alzó la mano para llevar a los Bills a la Final de la Conferencia Americana.

Los defensivos se robaron el show y ahogaron por completo al peligroso Lamar Jackson y lo dejaron fuera el juego al final del tercer cuarto, tras propinarle un tacleo que le provocó una conmoción cerebral, los Bills lograron una victoria 17-3 sobre los Ravens de Baltimore.

La jugada insignia fue, por supuesto, realizada por el esquinero Taron Johnson. Perdiendo 10-3, los Ravens iban camino de lo que parecía una serie de touchdown para el empate en el marcador, cuando se jugaba el tercer cuarto, cuando llegaron a un tercer y gol desde la yarda 9.

Jackson retrocedió para pasar, tuvo tiempo, pero la defensa de zona de los Bills lo tenía todo cubierto. A pesar de que el plus de Lamar es correr como pocos con el balón, se arriesgó a mandar un pase al ala cerrada Mark Andrews. Mala idea.

Johnson se adelantó para interceptarlo dentro de la zona de anotación y luego corrió 101 yardas en sentido contrario mientras la multitud de 6 mil 700 aficionados se volvía loca.

Como último hombre para “defender la jugada”, Lamar Jackson intentó recomponer su garrafal error, pero nunca pudo al menos acercarse a Johnson que fue bien cubierto por sus compañeros durante toda la ruta.

Sin duda fue la jugada más importante, pero toda la noche la defensiva se hizo grande, hasta el final, incluso cuando el mariscal de campo de reserva Tyler Huntley, quien acababa de ser llamado del equipo de práctica, lanzó un pase a la zona de anotación que estuvo a punto de ser touchdown con 2:40 restantes, pero el receptor no pudo tener dominio del balón completamente.

Este se convirtió en el cuarto juego del año en el que los Bills no lograron alcanzar los 20 puntos, y fue solo su segunda victoria en esos cuatro juegos, el otro fue contra los Jets.

Es seguro asumir que nadie vio venir este juego, especialmente lo que vimos en la primera mitad, un empate 3-3 donde Jackson tuvo más yardas aéreas que Allen (123-120), pero esa era la situación. Incluso analistas aseguraban un juego de al menos 50 puntos entre los dos equipos.

Sin embargo, Allen nunca se vio cómodo, y dado que el coordinador ofensivo Brian Daboll le pidió 25 jugadas de pase por solo una de carrera, esto no le funcionó a los Bills. Necesitaban a un Allen más listo, pero el quarterback no pudo responder.

Completó 23 pases de 37 intentos con un touchdown y sin intercepciones. Los Bills corrieron por solo 32 yardas.

Sin duda el viento que se sintió fue un factor clave, como lo fue para los pateadores. Cada equipo falló dos goles de campo.

Así que ahora los Bills pelearán por su primer viaje al Super Bowl desde la temporada de 1993. Ese juego marcó su cuarta aparición consecutiva en el Super Bowl, todas terminaron en derrotas.

Con información de Vanguardia

Por: Redacción2

Encuesta

Tras asesinato de candidato del PRI en NCG, ¿cree usted que deberían de investigar legalmente a los candidatos previó a las elecciones?

Notas recientes

Facebook
Comentarios