COVID-19 será como un resfriado en el futuro, señalan expertos

El coronavirus SARS-CoV-2 podría convertirse en una enfermedad con síntomas leves y tasas de letalidad muy bajas, que sea experimentada a edades tempranas de la infancia, indicaron especialistas estadunidenses en la revista Science.

Para determinar los efectos que tiene la propagación del Covid-19 en la población, Jennie Lavine, de la Universidad Emory de Atlanta, y Ottar Bjornstad, de la Universidad Estatal de Pennsylvania, realizaron un modelo matemático, donde encontraron que, a futuro, incluso podría no ser necesaria la vacunación masiva para evitar muertes por el virus.

En el estudio, se explicó que hay cuatro tipos de coronavirus que han circulado en la humanidad durante mucho tiempo, por lo que la infección en la infancia, en menores de 15 años, resulta común y ello deriva en una respuesta de inmunidad reductora, es decir, de largo plazo.

"La infección primaria con las cuatro cepas endémicas de coronavirus ocurre en una etapa temprana de la vida. Nuestro análisis de los datos nos da una estimación de que la edad media de infección primaria ocurre entre los 3, 4 y 5 años", detallaron.

El problema de la pandemia de covid-19, explican, recae en que infectó por primera vez a personas en edad adulta o adultos mayores, y el sistema inmunológico no estaba preparado.

Además, compararon los efectos que producen las vacunas y las infecciones contraídas de coronavirus en la infancia, pues de ello depende la estabilización en la gravedad del SARS-CoV-2.

Las vacunas podrían evitar que el virus se replique, apoyar a que los síntomas de la enfermedad disminuyan o en la reducción de la transmisión del Covid-19.

Mientras que la infección a edades tempranas permite que el cuerpo desarrolle memoria inmunológica, con lo que el cuerpo podría tener mejor respuesta ante la enfermedad.

Señalaron que las medidas de sanidad son de suma importancia durante las etapas iniciales de la pandemia, en tanto se estabilizan los efectos del SARS-CoV-2, pues inciden en la evolución de la pandemia al evitar los contagios.

Evitar los contagios le otorga tiempo al desarrollo de las vacunas y los efectos que estas puedan producir, con lo que podrían reducirse las muertes por el virus en etapas tempranas de la pandemia.

Así, los síntomas del SARS-CoV-2 podrían disminuir y, aunado a la inmunidad que se logre desarrollar mientras la circulación del virus continúe activa, la vacunación masiva podría no ser necesaria para salvar vidas, indicaron los especialistas.

El Covid-19 puede unirse a las enfermedades leves que se adquieren durante la infancia, hasta que la emergencia sanitaria se estabilice, y esta transición puede "llevar desde algunos años hasta décadas, dependiendo de la rapidez con la que se propague el patógeno".

Asimismo, para generar una protección al virus, los especialistas también detallaron que factores como la respuesta inmunitaria, a corto y largo plazo, las infecciones infantiles, las medidas de sanidad y la vacunación, también determinarán el tiempo en que los síntomas del SARS-CoV-2 se conviertan en un resfriado.

Con información de Vanguardia

Por: Redacción2

Notas recientes

Facebook
Comentarios