Llama iglesia a reafirmar la familia y pedir perdón a la mujer

La iglesia católica en Chihuahua a través de su vocero, Padre Gustavo Sánchez Prieto, emitió un posicionamiento con motivo del día de la familia y el día internacional de la mujer. Llama a reafirmar a la familia como institución constituida por Dios entre un varón y una mujer. En el tema del día de la mujer llamó a pedir perdón por el trato y menoscabo que se ha hecho como sociedad.

A continuación la postura de la iglesia:

1. DÍA DE LA FAMILIA... o de las familias,  dirán algunos. Tenemos que empezar por afirmar la familia, aquella institución querida y fundada por Dios en el amor del varón y de la mujer, cuya vida en común se manifiesta en distintas expresiones, entre las que destaca la intimidad sexual, fuente natural de la generación de nuevas vidas. Es cierto que, hoy, la familia asume distintas realidades que son un reto para todos, ya que por una parte, no podemos abandonar el proyecto de Dios; y, por otra, no podemos ignorar y maltratar a quienes viven realidades familiares diversas. Cómo personas y como cristianos, como  católicos,  tenemos que anunciar el proyecto de Dios y acercarnos con caridad a cada persona.

2. DÍA DE LA MUJER.  Para todas y cada una de ellas, más allá de su edad, condición social, religiosa, política o económica, nuestro respeto y reconocimiento.  Empezamos por pedir perdón por las faltas de respeto y por todas aquellas situaciones en las que su identidad y dignidad es ignorada y menoscabada, ya en el mismo seno familiar, como social, laboral, político e incluso religioso. Dignidad que, a veces, es pisoteada entre mujeres y, por principio de cuentas, a veces por las faltas que, personalmente, cada una comete frente a si misma. Junto a esta triste realidad que requiere la participación de todas y todos para superarla, va también el reconocimiento agradecido por su feminidad, mezcla maravillosa y singular de su corporalidad y afectividad, junto a sus capacidades intelectuales y demás. MUJER, GRACIAS POR SER MUJER!. Eres única, inigualable, irremplazable e insustituible!.

El mundo, la familia, la sociedad, la Iglesia, todos te necesitamos como persona, con tu originalidad, con tu autenticidad... No copies, no te humilles ni dejes que te humillen, ni humilles. Necesitamos personas que se reconozcan y amen en su  feminidad y en su masculinidad, ni lucha de sexos ni concesiones benevolentes. El proyecto de Dios habla de la singular dignidad de cada persona y de la construcción de un mundo digno y justo para todos. María Madre de Dios y San José iluminan de manera bellísima el camino que se nos ofrece por Jesús. Animo!

Por: Antonio Hernández

Notas recientes

Facebook
Comentarios