Migrantes haitianas peinan a mujeres tijuanenses a cambio de comida

Migrantes haitianas que actualmente radican en Tijuana, implementan un proyecto para recaudar alimentos, ropa, cobijas y artículos de higiene personal, a cambio de peinar con trenzas a mujeres y hombres de la ciudad.

Este proyecto denominado “Tijuana con trenzas”, inició como apoyo para los migrantes que desde hace meses llegaron a esta frontera con la esperanza de ingresar a territorio estadunidense, pero que por diversas situaciones permanecen en esta frontera.

La sede de la iniciativa es el albergue para migrantes de la comunidad religiosa “Cielo sin fronteras”, ubicado en la Privada Gardenta #9 de la Colonia Buena Vista, cuyos miembros iniciaron con esta idea para brindar ayuda a la comunidad haitiana.

Actualmente, son al menos 50 los migrantes caribeños que permanecen en el recinto, muchos con hijos, y quienes para llegar hasta a esta frontera con Estados Unidos, tuvieron que recorrer diversos países y pasar penurias.

En entrevista con Notimex, Marlon Vázquez, director creativo de Tijuana con trenzas, explicó que la iniciativa surgió como una respuesta de la industria creativa y de la moda en Tijuana, ante una situación tan particular que viven los migrantes haitianos.

Dijo que no sólo son familias que tuvieron que recorrer un largo camino con la esperanza de tener un mejor futuro, sino que al llegar a esta localidad tuvieron que enfrentarse a otros factores como la diferencia de idioma, por ello la necesidad de apoyarlos.

Señaló que ante esta situación, es que la iglesia cristiana a cargo del pastor Enrique Godínez, se convirtió en la sede del albergue, que desde octubre de 2016 aloja a la comunidad caribeña, ante la alta demanda de espacios.

Marlon Vázquez destacó también que a esta causa se sumaron artista de la localidad para crear una cuenta de Facebook y de diversas redes sociales, para difundir la iniciativa de intercambio de donaciones por trenzar el cabello de los interesados.

Incluso, dijo, se realizó un trabajo de estudio que incluyó maquillaje y fotografía con mujeres haitianas, para promover la participación ciudadana.

A su vez, el encargado de la parroquia cristiana, Enrique Godínez, relató que fueron sus hijos quienes propusieron ayudar directamente a la comunidad haitiana, pues en un principio, ellos apoyaban el Desayunador Salesiano del Padre Chava.

“Así es como un sábado iniciamos esta ayuda, pero a diferencia de otros albergues donde separan a hombres y a mujeres, nosotros decidimos que las familias permanecieran juntas, pues luego de pasar por tantas penurias, no era justo que al llegar se separaran”, aseveró.

Recordó que aunque el espacio adaptado es para unas 70 personas, en algún momento llegaron a tener hasta 175, pues la demanda era muy alta, “por fortuna la comunidad nos ha apoyado mucho con sus donativos, y Dios siempre camina a nuestro lado.

“La parte fundamental de un creyente es tenderle la mano a quien más lo necesita”, puntualizó el pastor Enrique Godínez.

 

Crónica

Por: Redacción

Notas recientes

Facebook
Comentarios