Atención a COVID ha causado un aumento en muertes por tuberculosis

La cantidad de personas muertas por tuberculosis ha aumentado por primera vez en más de una década, en gran parte porque menos personas se hicieron las pruebas y fueron tratadas a medida que se desviaron recursos para combatir la pandemia de coronavirus, dijo la Organización Mundial de la Salud.

En su informe anual sobre la tuberculosis, la agencia de salud de la ONU dijo que 1.5 millones de personas en todo el mundo murieron a causa de la enfermedad bacteriana el año pasado, un ligero aumento con respecto a los 1.4 millones de muertes en 2019. Se ha encontrado evidencia de la enfermedad antigua en momias egipcias y se cree que ha matado a más personas en la historia que cualquier otra enfermedad infecciosa. La tuberculosis mata habitualmente a más personas cada año que el sida y la malaria.

La OMS también dijo que muchas menos personas fueron diagnosticadas recientemente con TB en 2020; 5.8 millones frente a 7.1 millones en 2019. La agencia también estima que alrededor de 4 millones de personas padecen tuberculosis, pero aún no han sido diagnosticadas, un aumento de 2.9 millones de personas el año anterior.

La enfermedad es causada por una bacteria que a menudo infecta los pulmones y es altamente transmisible cuando las personas enfermas tosen o estornudan. Aproximadamente una cuarta parte de la población mundial tiene una infección de tuberculosis latente, lo que significa que son portadores de la bacteria, pero no se han enfermado y no pueden transmitirla. Aquellos que albergan la bacteria tienen entre un 5 y un 10% de probabilidades de desarrollar finalmente la tuberculosis.

La enfermedad es tratable si se detecta a tiempo, pero las versiones resistentes a los medicamentos han complicado los esfuerzos de tratamiento y los científicos están cada vez más preocupados de que la bacteria pronto supere a los medicamentos disponibles. Los países con el mayor número de casos de tuberculosis son India, China, Indonesia, Filipinas, Nigeria, Bangladesh y Sudáfrica.

“No podemos aceptar que año tras año, 1.5 millones de personas mueran a causa de la tuberculosis curable porque no tienen acceso a los diagnósticos y medicamentos que pueden salvarles la vida”, dijo Stijn Deborggraev, asesor de diagnóstico de la campaña Acceso de Médicos sin Fronteras.

En un comunicado, Deborggraev dijo que el acceso a las pruebas era limitado en muchos países con un alto número de pacientes con tuberculosis porque dependen de las pruebas realizadas por la empresa estadounidense Cepheid, que, según él, estaba cobrando de más a los países más pobres por sus pruebas.

Dijo que Cepheid había recibido más de 250 millones de dólares en inversión pública para desarrollar su tecnología de prueba de tuberculosis y no ha logrado que sea accesible para quienes más la necesitan.

La compañía dice que ha puesto sus cartuchos de prueba a disposición de los países más pobres “con un margen bajo” y dice que son “un participante activo en la lucha mundial contra la tuberculosis”.

La OMS señaló que la inversión mundial en los esfuerzos contra la tuberculosis había disminuido y dijo que los esfuerzos mundiales para cumplir los objetivos de reducir el número de personas afectadas por la enfermedad “parecen cada vez más fuera de su alcance”.

Tomado de Vanguardia

Con información de AP

Por: Redacción2
Comentarios