América García propone honrar memoria de Marisela Escobedo y la lucha contra el feminicidio en Congreso

En el marco de la conmemoración del  Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, los partidos políticos en el Congreso manifestaron su respaldo a la  diputada América García Soto para  inscribir el nombre de Marisela Escobedo Ortiz, con letras doradas, en el Muro de Honor del Recinto Legislativo, como homenaje y reconocimiento póstumo a su lucha y entrega.

La Ley para Declarar y Honrar la Memoria de los Beneméritos del Estado de Chihuahua, en sus diversos artículos, establece los requisitos de presentar decreto para inscribir el nombre y apellido de personas e instituciones que han marcado la diferencia, por su honor y mérito, en el “Muro de Honor” del Recinto Legislativo, a todos aquellos que han dejado huella, y por ello han ido haciendo historia, han formado una identidad cultural no solo en el estado de Chihuahua, sino en todo el país.

Tomando esto como referencia lo anterior enfatizó en que la  solicitud que se realiza el día de hoy con respecto a la inscripción, es más que merecedora de aprobación.

Marisela Escobedo Ortiz fue la voz clave en la lucha contra los feminicidios en México, “Ella encontró al asesino de su hija en Fresnillo, Zacatecas. Lo detuvieron y, pese a haber confesado el asesinato de la joven, e incluso informado del lugar donde quemó su cuerpo, fue absuelto por los jueces.”

En la búsqueda de justicia por el feminicidio de su hija Rubí Marisol Frayre Escobedo. Organizó y promovió manifestaciones, traspasó fronteras y unió a cientos de personas con los mismos objetivos e ideales, que le llevaron a su homicidio el día 16 de diciembre de 2010 frente a Palacio de Gobierno de Chihuahua.

“Al hablar de Marisela Escobedo, hablamos de cientos de madres luchando por los mismos ideales, de cientos de hijas que no volverán a casa, de miles de niñas y mujeres que tendrán que despertar en un mundo despiadado, en donde pareciera que ser mujer, es una sentencia segura”, acotó.

La legisladora indicó que Marisela no solo se quedó con el papel de “familiar de la víctima”, Marisela se convirtió en agente de Ministerio Público, en Jueza, en perito de derecho y en defensora; representó todo un Sistema Judicial digno de ser valorado, “la muerte es inevitable, pero Marisela murió tres veces: la primera, el día en que ocurrió el feminicidio de su hija Rubí; la segunda, el momento en que fue víctima directa de un sistema penal deficiente, y tercero, el día en que le arrebataron su propia vida”, dijo.

Por: Antonio Hernández
Comentarios