Alito Moreno: cómo el abstencionismo en los bastiones del PRI fue un gancho al hígado para su líder

No resulta una sorpresa que en los últimos años en México el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) haya acaparado la atención de los electores durante los comicios que se han presentado en los estados, además del nacional que se vivió en 2018.

El partido guinda llegó posicionándose como una alternativa al Partido Revolucionario Institucional (PRI), quien se vio inmerso en constantes escándalos de corrupción; sin embargo, desde que Alejandro Alito Moreno Cárdenas tomó el mando de la dirigencia nacional apareció otro rival que ha ido debilitando al tricolor: el abstencionismo.

Si bien las cifras no cambiaron estrepitosamente de un proceso electoral a otro, a excepción de Oaxaca, lo cierto es que comicio tras comicio se ha podido observar que estados que era históricamente gobernados por el PRI han ido disminuyendo su participación política.

Colima

Un caso en donde se pudo observar lo anterior fue en el estado de Colima, pues en la elección del 2016 estuvieron registrados 488 mil 861 electores, de los cuales solo participaron 274 mil 702, lo que significó el 56.19%. En aquella ocasión, el PRI se llevó la victoria de la mano de José Ignacio Peralta Sánchez, quien fue electo con 118 mil 772 votos, es decir, el 43.23% del total de la jornada; mientras que en segundo lugar quedó el panista Jorge Luis Preciado Rodríguez, quien obtuvo 108 mil 604 votos, lo que se tradujo al 39.53% del total.

Un sexenio más tarde, ya en 2021, ante el Instituto Nacional Electoral (INE) estuvieron registrados 556 mil 312 electores, aunque solo participaron 297 mil 888 personas, registrando un 53.54% de participación, disminuyendo un tres por cierto la participación con respecto al proceso anterior. La ganadora de la elección fue Indira Vizcaíno Silva con el 33.39% del total; mientras que la priista Mely Romero Celis alcanzó a contabilizar 81 mil 594 sufragios, es decir, 27.39% de la participación, registrando 37 mil 178 votos menos para el Revolucionario Institucional.

Sonora

Otro caso similar aconteció en Sonora durante los comicios del 2015. En aquella ocasión el INE contabilizó en el Padrón Electoral a un millón 967 mil 610 de electores, aunque solo acudieron a votar un millón 23 mil 288 ciudadanos, lo que significó una participación del 52.73%; obtuvo la victoria la priista Claudia Pavlovich con 486 mil 944 votos, lo que significó el 47.59% del total de la jornada.

Tras un sexenio de escándalos y aumento de la violencia en la entidad, en 2021 ante el órgano electoral estuvieron registrados 2 millones 187 mil 112 electores; aunque solo votaron 958 mil 426, lo que registró una participación del 43.83%. Es decir, con respecto a la jornada anterior y, aunque aumentó el registro de electores, la participación ciudadana disminuyó un 8.9 por cierto.

La elección fue ganada por el candidato de Morena, Alfonso Durazo Montaño, con 496 mil 651 votos, es decir, el 51.81%; mientras que el priista Ernesto Gándara Camou obtuvo 339 mil 139 sufragios, lo que representó el 35.38%. El priista contabilizó 147 mil 805 votos menos que Pavlovich.

Hidalgo

Hidalgo históricamente fue descrito como una entidad priista, así se mostraba, por lo menos, hasta los comicios del 2016. En aquella elección participaron un millón 215 mil 86 electores, lo que significó el 60.07% del total de personas registradas. Obtuvo la victoria el priista Omar Fayad Meneses con 534 mil 139 votos, es decir, el 43.14 del total. En segundo lugar quedó Francisco Xavier Berganza, del PAN, con 338 mil 763 votos, lo que se contabilizó como el 27.88% de la participación.

Tan solo unas semanas atrás, en este 2022, el padrón electoral que se tuvo para la jornada del 5 de junio fue de 2 millones 246 mil 850 electores, de los cuales solo participaron un millón 67 mil 726, lo que representó el 47.52% del padrón del INE; colocándose como otro estado donde disminuyó la participación ciudadana, pues de un proceso a otro se registró una caída del 4 por cierto.

La elección fue ganada por el morenista Julio Menchaca Salazar, al obtener 658 mil 562 votos (61.68%); mientras que la priista Carolina Viggiano Austria alcanzó 335 mil 531 sufragios, es decir, el 31.42% del total. A comparación con los sufragios con los que ganó Fayad Meneses, Viggiano obtuvo 198 mil 608 menos.

Oaxaca

Finalmente, un escenario donde la participación ha disminuido estrepitosamente fue en Oaxaca, pues en el año 2016 estuvieron registrados ante el INE 2 millones 635 mil 483 electores, de los cuales solo participaron un millón 550 mil 765, lo que significó el 58.84%. En aquella ocasión obtuvo el triunfo el priista Alejandro Murat Hinojosa con 525 mil 858, es decir, el 32.08% del total; mientras que en segundo lugar quedó el perredista José Antonio Estefan Garfias con 407 mil 597 sufragios, lo que se tradujo como el 24.87% de la participación.

Seis años más tarde, en 2022, aumentó el número del padrón y se contabilizaron a 2 millones 993 mil 658 personas con derecho a ejercer su voto en la entidad; sin embargo, solo acudieron a votar un millón 149 mil 935 electores, lo que significó el 38.41% del total; es decir, en un sexenio disminuyó la participación ciudadana a un 20.43 por cierto, una cifra que rebasa, por mucho, el nivel de abstencionismo en las entidades.

Además de lo anterior, en la reciente elección obtuvo la victoria Salomón Jara Cruz, de Morena, con 696 mil 488 votos, es decir, el 60.57% del total; mientras que el priista Alejandro Avilés Álvarez consiguió 287 mil 998 votos, lo que se tradujo a únicamente el 25.04% del total; no obstante, el PRI perdió 237 mil 860 votos en la elección de gobernador.

Como se pudo observar, más allá de nuevos perfiles y nuevos partidos político, los problemas sociales, naturales, económicos y de salud también han jugado un papel crucial para que la ciudadanía haya decidido no salir a votar en los comicios, situación que ha afectado al PRI, el cual ha disminuido su cuota de votos a casi la mitad elección tras elección.

Situación que se ha profundizado desde que Moreno Cárdenas asumió el poder; sin embargo, hasta la fecha y tras la reciente sesión del Consejo Político Nacional (CPN) del PRI, no se ha presentado alguna estrategia para combatir el abstencionismo que se ha presentado.

Con información: Infobae.com 

Por: Rocío Villalobos
Comentarios