Videojuegos: estudio revela que la adicción provoca baja autoestima

La Universidad Macquarie de Sydney, Australia, revela como los videojuegos pueden ser una desventaja para nuestra salud psicológica y nuestra vida social.

Por un lado, son un pasatiempo seguro y divertido que mejora la coordinación, la resolución de problemas y la memoria.

Sin embargo, por otro lado, algunas personas pueden ser adictas a él.

Por lo que en Australia, los expertos atestiguan que decenas de miles de adolescentes padecen estas condiciones. En las más graves, los jóvenes pueden rechazar la escuela por largos periodos, tener conductas agresivas hacia la familia y autolesionarse.

Los resultados de la investigación demuestran que los jóvenes más frágiles que desarrollan el trastorno de los juegos de Internet (IGD) luchan por contener su adicción a los juegos.

Muchos incluso se apartan de la familia y se sienten impotentes en el entorno externo.

Se examinaron 900 estudiantes de clase media en una escuela secundaria en un área socialmente favorecida.

De estos, 24 respondieron a la adicción a los videojuegos (9 niñas y 14 niños).

“Sentir que no tienes mucho control sobre tu entorno, que no eres bueno en muchas cosas y que no tienes una buena relación con tus padres son factores de riesgo para la adicción a los videojuegos. En conexión, encuentras tu propia tribu y pasa tiempo con otras personas. Además, los buenos resultados obtenidos jugando pueden paliar de alguna manera la insatisfacción relacionada con las malas notas obtenidas en la escuela. Finalmente, cuando los jóvenes juegan, sienten que finalmente tienen el control de un aspecto de su vida”, expresó Wayne Warburton, autor del estudio y profesor de psicología de desarrollo.

Para el experto, los jóvenes pasan demasiado tiempo frente a los videojuegos todos los días . La razón es que encuentran en lo virtual lo que les falta en su vida cotidiana. La probabilidad de que un adolescente sufra afecciones médicas debido a los videojuegos aumenta con algunos factores. Estos incluyen ser hombre, tener baja autoestima y aislamiento social. Los jóvenes deben tener más confianza en sí mismos y fortalecer sus relaciones con la familia y las amistades.

Con información de Vanguardia

Por: Redacción2
Comentarios