Los primeros migrantes de la Caravana en ingresar legalmente a EU

Tijuana, Baja California.- Luego de meses de lucha, discriminación, cansancio y hambre, María Luisa Cázares y su hijo lograron su objetivo de ingresar a suelo americano, convirtiéndose en los primeros integrantes de la Caravana en cruzar legalmente a Estados Unidos.

La madre de familia narró a Frontera que su travesía fue difícil, pues además de tener que soportar las inclemencias del tiempo y días de caminatas, también sufrían de discriminación.

La hondureña reveló que su fortaleza ha sido su hijo Javier, un joven con síndrome de Down que siempre la apoyó y le dio ánimos para seguir, quien le decía que las personas que opinan cosas negativas "están locas" y no debería hacerles caso.

María Luisa explicó que ella y sus hijos huyeron de Honduras debido a la violencia.

Narró que es común que pandillas cobren a las familias lo que llaman "impuesto de guerra". Cuando ellos se negaron a pagarlo, les quemaron su casa.

La mujer tuvo que esconderse junto a sus hijos; cuando los delincuentes preguntaron a su hermano donde se encontraban, no obtuvieron respuesta y terminaron asesinándolo.

Ahora, María Luisa busca comenzar una nueva vida en San Diego, California, donde ya se encuentra junto a Javier esperando la resolución de la corte que ya revisa su caso.

Su otro hijo, quien es mayor de edad, permanece en Tijuana.

Una situación similar vive Juan Alberto Matheu, quien con su hija Leslie fueron recibidos en Estados Unidos para analizar su caso y determinar si se les dará asilo.

Salió de Honduras porque el dinero que ahí ganaba no le alcanzaba para mantener a su hija, una niña con capacidades diferentes, comentó a Frontera.

Pese a las dificultades que vivió para trasladarse junto a Leslie, no se dio por vencido y por fin cruzó al país del norte.

Tanto María Luisa como Juan Albarto y sus respectivos hijos están siendo monitoreados por autoridades estadounidenses con apoyo de un grillete electrónico.

Ahora les toca esperar entre dos y tres años para que el juez decida si se les brindará o no el asilo. Mientras tanto podrán buscar un empleo para sustentarse, siempre y cuando hayan pasado 150 días de su estadía en Estados Unidos.

EL DEBATE

Por: Xavier Ochoa

Notas recientes

Encuesta

De los siguientes alcaldes de Chihuahua ¿Quién considera usted que ha realizado mejor labor al frente del municipio?
Facebook
Comentarios