Solucionando hasta el universo

Defiende tu derecho a pensar, porque incluso pensar de manera errónea es mejor que no pensar. Hipatia de Alejandría, matemática y filosofa griega

Desde pequeñas nos han contado infinidad de historias sobre princesas que necesitan ser rescatadas en lo alto de una torre, despertadas con un beso de amor o salvadas de su temible madrastra y todo por un príncipe azul.

Falta que nos cuenten historias de grandes mujeres científicas que han sobresalido. A pesar de las adversidades que hemos tenido las mujeres para acceder al conocimiento científico, lo hemos logrado, cada una en su época y con sus propios recursos. Hipatia, una gran filósofa griega, Sor Juana escritora novohispana, Marie Curie científica quien descubrió el Polonio, Rosalind Franklin quien contribuyó al entendimiento del ADN.

Mujeres como Jane Wild Hawking, era Doctora en Poesía Medieval Española y Mileva Maric, la primera esposa de Albert Einstein, fue una brillante física de su época. Y no se diga de tu abuela que tiene grandes conocimientos en la cocina, en finanzas, etc.

No sólo fueron la esposa de “Fulanito”, no deberían ser nombradas así, tienen sus propios estudios, libros e investigaciones que deberían ser igual de valoradas que el trabajo de sus esposos.

Las mujeres en todos estos años hemos demostrado la capacidad para realizar las mismas actividades que los hombres; sin embargo, esto no es “suficiente” para que se nos den las mismas oportunidades, misma paga y el mismo reconocimiento.

Es por ello que en febrero del 2015 la Asamblea de las Naciones Unidas proclamó el 11 de febrero como el Día internacional de la mujer y la niña en la Ciencia,  con la finalidad de garantizar el acceso y la participación equitativa en la ciencia para las mujeres y las niñas.

Así que no sigamos pensando que las mujeres no somos para la ciencia, que necesitamos de  un príncipe azul que solucione todo porque nosotras somos capaces de solucionar nuestros problemas y los del universo. Por eso celebremos haciendo ciencia, por las que iniciaron, por nosotras y las que vienen.

Elena Itzel Castolos Sánchez

ECOS DEL DEBATE

“Visibilizar mujeres científicas disminuye la brecha de género en la Ciencia y Tecnología”

Visibilizar a mujeres científicas posibilita desafiar los estereotipos de género ya establecidos, ya sea que ésta visibilización se dé de manera directa (poniendo en contacto a niñas y científicas) o que éste tipo de mujeres sean representadas con más frecuencia y de mejor manera en los productos culturales que consumimos.
Junto con las motivaciones individuales, el tener acceso a figuras femeninas que se desarrollen en el área posibilita que estos campos de trabajo sean opciones para las niñas y jóvenes.

Claudia Almaraz, Participante Mar Adentro

Las mujeres son el complemento de los hombres, ellas tienen un gran papel en el ciclo de la vida, en la tecnología y la ciencia, ellas tienen una visión diferente a la de los hombres, en un trabajo en conjunto uniendo todas las ideas y puntos de vista diferentes se puede llegar a un gran resultado, son muchas mujeres que trabajan tras bambalinas en grandes descubrimientos científicos o proyectos tecnológicos,
visibilizando a la mujer y el trabajo que hacen o pueden llegar a hacer, esto cerraría es brecha.

Ricardo Zavala, Participante Mar Adentro

COMPARTE

Escucha de viva voz a los líderes sociales compartir, en una entrevista, algunas de sus experiencias

Los horizontes de la tecnología

Entrevista a Maria Makarova

Maria Makarova es una embajadora de Technovation, una organización sin fines de lucro que promueve el desarrollo de la tecnología a niñas y jóvenes en diferentes países. Después de haber sido mentora de un equipo, ella trae la misión de Technovation a Guadalajara. Maria se describe así misma como una mujer, y una madre que trata de dar algo para mejorar la comunidad donde vive. Ayudar a las personas es algo que está arraigada a ella, pensó en algún momento ser maestra, ahora con su formación en ingeniería no ha dejado de lado la vía de la educación.

La cercanía de Maria con jóvenes ha hecho posible ver diferentes cualidades en ellas que le agradan. “Valoro de la juventud la energía, que tengan tiempo y que cuando ponen las ganas de hacer algo, pueden lograr más de lo que creen que pueden lograr. Lo que he visto en Technovation es que hacen su proyecto y se sorprenden por lo que han hecho”.

Maria vivía en San Francisco cuando fue mentora de un equipo para Technovation. Cuando comenzó a vivir en Guadalajara recibió un mensaje de agradecimiento de una de las niñas a las que había orientado. La decisión final para consolidar el proyecto en la ciudad, estuvo relacionada también con una anécdota personal de cuando Maria daba clases de ciencia en un colegio. “Pregunté a una chica si había clases de programación. Ella no alcanzó a contestar, lo hizo un chico y me dice “sí hay, pero son para hombres, las niñas toman diseño gráfico”, y pensé, ¿Qué es esto? Porque claro que las niñas también podían inscribirse, pero la percepción es tal que las niñas no pueden hacer programación e ingeniería. Yo si soy ingeniera por mi formación. Decidí que me gustaría iniciar este programa aquí, platiqué con los directores de organización internacional como su modelo es que hay voluntarios que lo llevan a cabo en sus regiones, me inscribí para ser embajadora regional”.

La importancia de promover en edades tempranas el desarrollo de tecnologías, reconoce Maria, es ofrecer a las niñas una perspectiva amplia de lo que pueden lograr. “La mayoría del impacto es para las niñas que todavía no son exitosas, buscan las oportunidades, las jalamos un poco y hacen el proyecto y ven “yo sí puedo”. Al contrario de los que ya vienen con las ganas y la motivación, los ayudamos también pero ya estaban ahí. El impacto es para los que sufren un poco, y que los jalamos a esa edad”.

El apoyo que se recibe de los padres de familia tiene relevancia en la orientación que reciben las niñas y jóvenes. “Nosotros invitamos a los papás a las visitas a las empresas para que vean las oportunidades de donde podrían trabajar sus hijas, porque muchas veces no conocen de tecnología, ni de que hay mujeres en las empresas. Sí me ha tocado escuchar que había niñas que sus papás no querían que participen, pero ellas sí querían. Es un tema difícil. Yo vengo de una familia de científicos para mi es lo más normal estudiar ciencia. Mi mamá es química, mi papá físico”.

La trascendencia de promover la cultura tecnológica en las niñas y jóvenes tiene también una perspectiva social, pues al colaborar de manera internacional se proponen soluciones de alto impacto. La tecnología debe tener esa función.  “Yo creo que la tecnología es como saber leer y escribir. Yo creo que al principio era como una herramienta, ahorita es mucho como una plataforma de marketing, creo que tenemos que encontrar un medio donde aprovechamos tecnología para que nos ayuden”.

EL INFORMADOR

Por: Xavier Ochoa

Notas recientes

Encuesta

El secretario de Educación Esteban Moctezuma afirmó que docentes de educación básica podrán impartir clases de inglés sin saber el idioma, gracias a una plataforma digital ¿Usted qué opina?
Facebook
Comentarios